MP federal cita a tres ex funcionarios de Tlajomulco

Enrique Alfaro Ramírez, Alberto Camacho Uribe y Juan Partida Morales deben comparecer por indagatoria sobre la contaminación de la laguna, tras denuncia penal.
La muerte de peces en el vaso lacustre se ha presentado de manera periódica
La muerte de peces en el vaso lacustre se ha presentado de manera periódica (Cortesía )

Guadalajara

El agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la mesa III de la Agencia Federal dos de Procedimientos Penales, citó el pasado 30 de julio a comparecer al ex presidente municipal de Tlajomulco, Enrique Alfaro Ramírez; al ex síndico municipal, Alberto Uribem Camacho y al ex encargado de la hacienda municipal, Juan Partida Morales, en sus indagatorias sobre el incumplimiento de los programas de saneamiento para la laguna de Cajititlán.

El citatorio es fruto de una denuncia penal que promovieron 51 integrantes del ejido homónimo ante la Procuraduría General de la República (PGR), quienes señalan que hubo una nserie de inversiones aprobadas por el ayuntamiento que presidió Alfaro Ramírez y por el Congreso del estado que no se ejercieron de forma integral, lo cual ha derivado en el perjuicio permanente del vaso lacustre, que padece de forma periódica la muerte de peces, pero cuyo estado de contaminación significa de forma señalada un riesgo para la salud de los pobladores de la ribera.

Esto es parte de la averiguación previa AP/PGR/JAL/GDL/ AG2MIII /5837/2013, que se ha integrado con diversas pruebas documentales y periciales, y está cerca de ser consignada al juez federal competente.

Los campesinos establecen la legalidad de su propiedad sobre 400 hectáreas del vaso lacustre, fruto del decreto de dotación, lo cual obligó al ayuntamiento a establecer acuerdos para el paso de infraestructura y la edificación de un malecón en la zona. Respecto a los dineros, mencionan la existencia de un acuerdo legislativo relativo al decreto 22,559, “en donde se autorizó la transferencia de recursos del presupuesto de egresos de la federación en diversas partidas presupuestales” por una cantidad de 352.5 millones de pesos, de la cual se asignaron recursos para sanear la laguna -40 millones de pesos-, y no se completó el proyecto.

Así, los colectores Cajititlán 1 y 2; la planta de tratamiento de aguas residuales, un andador, un malecón superficial y la casa ejidal, no han sido terminados, aseguran. Como resultado, sobresale la mala calidad del agua, que fortalecen con dictámenes periciales que demuestran el riesgo a la salud animal y humana que entraña.

También acusan a la Administración municipal en 2010 de haber permitido la apertura de minas de balastre “sin manifestación de impacto ambiental”; de permitir la privatización de caminos vecinales para la apertura del fraccionamiento “Ciudad de Arvento” y “Los Agaves”, así como la perforación de dos pozos en aguas propiedad del ejido, para dichos asentamientos humanos, de forma “completamente ilegal”.

No solamente se han presentado ante el MPF. “Presentamos dos demandas de nulidad de actos y actas ante el Tribunal Agrario del Distrito número XVI”; también presentaron denuncia ante el procurador de justicia del estado (hoy fiscal general), que abrió la averiguación previa 7148/2012 en la agencia 01 de Tlajomulco de Zúñiga; también se presentó demanda ante la Procuraduría Urbana, y una “demanda administrativa ante el Ayuntamiento de Tlajomulco, con fecha 1 de abril de 2013.

“Les han ofrecido dinero a nuestros defensores y representantes para que se retiren del caso; como no lo hicieron, los amenazaron; en el mes de febrero golpearon a los hijos de uno de nuestros compañeros ejidales, a finales del mes de marzo el comisariado ejidal hizo un lío por unas parcelas y llevaron a los separos policíacos a varios de nuestros compañeros, la mayoría de nuestros compañeros ejidatarios son de la tercera edad y tememos por nuestra vida, ya que las amenazas nos llegan de todos lados”, apuntaron en un escrito al MPF.

“ES POLÍTICO”: URIBE

El ex síndico de Tlajomulco, Alberto Uribe Camacho, señaló que si  los ejidatarios de Cajititlán se quisieran quejar realmente por la falta de conclusión de las obras de saneamiento y mejora de la laguna de Cajititlán, no dirigirían sus baterías contra la autoridad municipal, sino contra la Comisión Estatal del Agua, pues fue el gobierno estatal, por la envergadura del proyecto el que lo financió en su mayor parte.

El también ex presidente municipal subrayó que pese a que no se cumplieron completamente los objetivos, la laguna ya tiene un saneamiento de un 70 por ciento “cuando antes no se había hecho nada”, lo que a su juicio demostraría el carácter político de las quejas de los ejidatarios al acercarse el periodo preelectoral. Cajititlán es un pequeño lago enclavado entre Cerro Viejo y los valles de Tlajomulco, parte final de una pequeña cuenca cerrada (endorreica), es decir, que no tributa agua hacia afuera de su territorio, lo que la hace una especie de isla.