Por menos pudo caer Rizzo, advierte maestra Lucilda

La secretaria de Jubilaciones y Pensiones de la Sección 50 dijo que los gobiernos son responsables de la inconformidad del magisterio, que es igual o peor que la de 1993 cuando Sócrates era ...

Monterrey

La maestra Lucilda Pérez Salazar, secretaria de Jubilaciones y Pensiones de la Sección 50, aseguró que los gobiernos federal y estatales son responsables de la inconformidad del magisterio que es igual o peor que el de 1993 cuando era gobernador Sócrates Rizzo.

Dijo que a diferencia de la anterior inconformidad, que sólo fue en Nuevo León por un desacierto del mandatario, el de hoy es a nivel nacional.

Entrona, como se le conoce, la maestra recuerda que a punto estuvo de caer el gobernador Rizzo García al venírsele el "mundo encima" con su reforma a la Ley del Isssteleón, con la que se intentaba suprimir conquistas sindicales sobre todo en materia de jubilaciones obtenidas en la anterior administración que encabezó Jorge Treviño Martínez.

Pérez Salazar recordó que la consigna de miles de maestros fue: "¡Solución o paramos Nuevo León!", que preocupó al gobernador y llegó hasta la federación que exigió a Rizzo darle una salida a este tema.

Agregó que con la intervención de la maestra Elba Esther Gordillo, quien estuvo siempre del lado de los maestros, se logró que diera marcha atrás el gobernador.

¿Y ahora, maestra, cómo advierte los escenarios?

"Pues mire, ya nos impusieron una reforma laboral disfrazada de educativa, nos aplicaron una evaluación punitiva de la que depende nuestra permanencia en el empleo.

"Eso es de entrada, pero hay más, porque nos cancelaron los derechos laborales y anularon la estabilidad en el empleo, desapareciendo el nombramiento definitivo", precisó la maestra Pérez Salazar.

También, agregó, que se les invalidó el título profesional al someterlos a una evaluación sancionadora que puede conducir a la degradación o el despido.

"Nos etiquetaron como maestros idóneos y los que no lo son, y suficientes o no suficientes, independientemente que han despedido a miles de maestros como consecuencias de la Reforma Educativa", puntualizó.

A eso se suma que a muchos maestros se les ha encarcelado y han eliminado también la bilateralidad entre la Secretaría de Educación Pública y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Calificó todas estas acciones como una agresión y cuestionó a los gobiernos federal y estatal: "¿Qué sigue, qué hemos hecho los maestros?", y sentenció Lucilda Pérez Salazar: "¡Por eso exigimos un alto a la represión y amenazas en contra nuestra!".