Logra estudiante de la UAP segundo lugar en Física a nivel estatal

La mentalidad es lo que distingue a un ganador, dice Andrés Ramírez, alumno de la Preparatoria Benito Juárez
Andrés Ramírez Cordero obtuvo reconocimiento en la Olimpiada Estatal de Fisica.
Andrés Ramírez Cordero obtuvo reconocimiento en la Olimpiada Estatal de Fisica. (Foto: Especial)

Con apenas 18 años de edad, Andrés Ramírez Cordero, estudiante de la Preparatoria Benito Juárez García de la BUAP, ya ha participado en alrededor de 25 competencias académicas, incluso desde su niñez ha concursado con buenos resultados en certámenes de carácter lúdico, como los torneos de cartas de estrategia que se basan en famosas series de televisión japonesas.

El último encuentro académico en el que Andrés participó fue la Olimpiada Nacional de Física realizada en Durango del 17 al 20 de noviembre; pudo hacerlo luego de que en el certamen estatal obtuviera el segundo lugar: "yo iba con la mentalidad de obtener una medalla, lamentablemente no fue así; sin embargo, tengo más posibilidades de ganar en otros encuentros".

Y es que entre febrero y marzo el estudiante de la BUAP participará en la Olimpiada Nacional de Química: "es mucha emoción porque represento al estado, lo único que uno desea es sacar el mejor lugar".

La motivación para Andrés es necesaria. "Cuando estaba en tercero de primaria participé en una jornada de conocimiento, pasé al presídium por mi diploma, me gustó escuchar los aplausos de todos. Me encanta la sensación de pasar a recoger mi diploma... Cuando me dicen que voy a perder, lo veo como un reto, es más un impulso para mí", expresó.

Andrés se interesa en este tipo de encuentros porque cree que es una manera de dar constancia del potencial y el trabajo personal de los competidores, así como de las instituciones y docentes que brindan el respaldo a los que intentan obtener una medalla para sus respectivas entidades.

"Creo que la mentalidad es lo único que diferencia a los jóvenes ganadores de aquellos que no lo son; todos poseemos las mismas capacidades, pero los que no van tienen aspiraciones más simples, por el contrario, en los que sí participan he visto deseos de ser investigadores y desarrolladores, no quieren ser empleados que sólo esperan un sueldo" comenta Andrés.

Como proyecto de vida, el ganador del segundo lugar estatal de Física, pese a que su papá es electrónico, planea estudiar Ingeniería en Sistemas Computacionales; quiere desarrollar software en una empresa nacional, pues considera que sus esfuerzos y los de muchos otros deben enfocarse en la mejora del país.

La relación con su familia es estrecha: "mi papá siempre me enseñó el funcionamiento de los aparatos electrónicos, de ahí saqué el interés por la ciencia. Mi mamá me impulsa a seguir adelante, no me compromete a sacar puro diez, sino a dar lo mejor de mí, su apoyo es más emocional".

Andrés es el mayor de tres hermanos, tiene amigos que lo motivan a mejorar y desarrollarse en los ámbitos académicos; "me relaciono bien con mis compañeros, salgo a fiestas, juego billar, boliche y videojuegos; acudo al cine y al teatro. En todo esto mi novia es un buen apoyo para mí, se siente muy orgullosa de lo que he logrado".

Le encantan las hamburguesas y las pizzas; la música clásica y el dubsteb; también las películas de terror y suspenso, aunque le asusten; practicó karate y llegó a obtener una cinta verde. Actualmente juega futbol y voleibol; dice ser bueno: "no lo desarrollo al cien pues mi interés está en otras cosas".

Andrés ha logrado todo esto gracias a su constancia: "me despierto a las cinco y media de la mañana, me alisto para la escuela, salgo a las seis de mi casa, viajo una hora para iniciar con mis clases a las siete. Alrededor de las tres de la tarde ya estoy en casa nuevamente. Estudio aproximadamente hora y media al día; puedo decir que mi vida no es tan distinta a la de mis compañeros".