Locatarios exigen mano al Argüelles

Las pésimas condiciones del mercado del centro de Victoria ahuyentan a los clientes; las ventas han caído 70 por ciento, expresa la líder de los locatarios.
Al edificio le falta pintura, arreglo de baños públicos y techo para evitar filtraciones.
Al edificio le falta pintura, arreglo de baños públicos y techo para evitar filtraciones. (Víctor Hugo González)

Ciudad Victoria

El tradicional mercado Pedro J. Argüelles, que se localiza en la zona centro de Ciudad Victoria, se encuentra abandonado y con las ventas en picada, afirmó la líder de los locatarios, Marina Pérez Hernández. Entre sus principales daños se encuentra el techo agujerado por el que se filtra el agua cada vez que llueve, además de averías que dejó la tormenta tropical desde el año pasado.

Destacó que en la pasada administración municipal, con Miguel Ángel González Salum, fue cuando más se agudizó el problema, pues recibió una alcaldía con una complicada situación económica, lo que imposibilitó que se le invirtiera al inmueble histórico construido hace 107 años.

“El trienio pasado fue bastante difícil en cuanto a economía, entonces ellos empiezan ahorita a organizarse”.

Con la actual administración que encabeza Alejandro Etienne Llano, dijo, se ha tenido acercamiento y hay la promesa de que se van a atender al menos las necesidades básicas del lugar.

“Por el momento aquí ya pusieron tres rotoplas, por parte del ayuntamiento, que era muy necesario, porque se tiraba mucho el agua, había filtraciones en el baño y se arreglaron”.

Indicó que es indispensable que se le brinde el mantenimiento al lugar, pues hay desde láminas, pintura, baños, que están descuidados.

“Y lo de herrería por el ciclón que lo dejó destruido y un mantenimiento de pintura, de los techos que se nos filtra (el agua), pero falta bastante”.

Indicó que de manera generalizada, se puede estimar en 70 por ciento la caída de las ventas en el lugar, siendo que hace algunos años los locatarios lograban muy buenas ganancias.

Estableció que de por si en estos momentos no hay negocio para nadie, por lo difícil de la situación económica, pues mucho menos le gusta a los clientes visitar un lugar que está en pésimas condiciones, mismas que se pudieran arreglar con las aportaciones que los locatarios hacen al Ayuntamiento.

“La casa tiene que estar arreglada a fuerza y esta es nuestra casa, el problema que aquí ha habido cierto resquicio entre el ayuntamiento y los compañeros, porque los recursos que produce el mercado se van al ayuntamiento”.

Tal vez, dijo, con otra imagen la gente se acercaría más “pero se necesitan unos 2 millones de pesos… Nos urgen la remodelación del inmueble que solo se quedó en espera el proyecto, es necesario una rehabilitación de la estructura del actual mercado”.

Pérez Hernández consideró que cada año la situación está peor y esperan que con todo el trabajo que está llevando a cabo el Gobierno Federal, se empiece a reflejar en más visita de personas al lugar.

“Hacienda dice que nos va a ir muy bien; tenemos años que nos dicen que hay que abrocharse un poquito el cinturón, pero ya nos estamos ahorcando”.

Pese a los malos momentos que han estado pasando desde hace varios años, precisó, los locatarios no han cerrado, algunos únicamente han cambiado de giro comercial, pero “siguen sobreviviendo”.

La líder de los locatarios del mercado Argüelles agregó que otros factores que inciden en sus bajas ventas son la competencia desleal que existe alrededor del inmueble y el crecimiento desmedido de las cadenas comerciales.