Ya fue dado de alta joven de 12 años víctima de bullying

El menor de 12 años que fue víctima de bullying en la Secundaria General No. 1 ya fue dado de alta de la clínica del IMSS donde se encontraba.
Roberto ya fue dado de alta del hospital.
Roberto ya fue dado de alta del hospital. (Mauricio Contreras)

León, Gto.

Roberto, el niño que fue golpeado por siete de sus compañeros de escuela,  fue dado de alta de la clínica del IMSS en la que se encontraba hospitalizado; ahora se recupera junto a su familia.

Fue alrededor de las cinco de la tarde que Roberto fue dado de alta.

Y fue alrededor de las 6:30 de la tarde que Roberto llegó de pie, aunque auxiliado por su padre, a casa de su abuela materna para reunirse con toda su familia.

En el hogar de su abuela, Roberto descansará los próximos días para tratar de recuperarse.

“Roberto ya salió de peligro nada más depende de su recuperación”, explicó el señor Santiago Hernández, padre del menor, pues mencionó que tendrán hasta el mes de diciembre para que Roberto se recupere, de lo contrario podría ser intervenido nuevamente.

En enero le dirán si el joven podría ser intervenido quirúrgicamente de nueva cuenta.

“Viene una recuperación larga, quedó un poco dañado, pero confiamos en Dios que se va a sanar pronto. Ya nada esperamos su rehabilitación y que se recupere de la manera más rápida, primero Dios”, expresó.

Aunque, dijo “probablemente se haga” una segunda operación, pero lo que más anhelaba Roberto era estar en su casa, a lado de su familia.

El día de ayer acudió a visitar a su familia paterna, para posteriormente llegar a descansar a la casa de su familia materna.

Roberto, lucía muy delgado y su caminar aún era lento, es por ello que necesito de la ayuda de su padre para poder ingresar a la casa de su abuela.

Ya en el interior se reunió con su familia, quienes inmediatamente lo abrazaban.

Ahí se encontraba la señora Laura Pérez Cervantes, madre del menor y el señor Rafael Jaramillo, padrastro de Roberto.

Vecinos, también llegaron a preguntar por el menor que desde el pasado 17 de octubre fue golpeado por siete jóvenes que estudiaban en la misma escuela que él, en la Escuela Secundaria General Número 1, Hermanos Aldama, esto, luego de que se negara a fumar un cigarrillo, y después de dos meses de hostigamiento.

Por ahora, expresó el señor Santiago, está más al pendiente del estado de salud de su hijo Roberto, que del proceso legal que emprendió la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guanajuato, en contra de quien resulte responsable de la agresión que padeciera su hijo.