Baches toman pavimento "olvidado" por autoridades

Las precipitaciones de la semana pasada fueron atípicas y marzo siempre ha sido el más seco del año señaló Conagua. En Torreón cayeron 60 milímetros de agua y en Gómez Palacio 80.
Transitar en algunas calles se ha convertido en una actividad de destreza.
Transitar en algunas calles se ha convertido en una actividad de destreza. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Los estragos de las precipitaciones atípicas de los últimos días han comenzado a recrudecerse en las diferentes colonias y vialidades principales de la Zona Metropolitana.

Según un recorrido hecho por Milenio Laguna, tanto en Torreón como en Gómez Palacio puede apreciarse la aparición de baches y fallas en la carpeta asfáltica.

El Periférico Raúl López Sánchez sufre deterioro en su infraestructura, principalmente en lo que respecta a la acumulación de agua en los camellones.

En el caso de la ciudad coahuilense, entre las avenidas más afectadas está la Benito Juárez, la cual desde el Bosque Venustiano Carranza hasta el bulevar La Libertad presente numerosos hundimientos e incluso hay encharcamientos que permanecen.

Pese a eso, en la única intersección donde se le vio trabajar en el relleno de los baches al personal de la Junta de Mejoras Materiales fue la de la calzada José Vasconcelos.

Sin embargo las fallas en la carpeta asfáltica resulta más severas en el bulevar La Libertad, justo en el la colonia Quintas del Nazas, donde en ambos carriles puede notarse que los automovilistas, motociclistas y ciclistas viven una odisea para poder transitar por los pozos que existen.

En el caso del carril que conduce de norte a sur puede notarse que quienes circulan sobre la vialidad, deben hacerlo a una velocidad moderada por los encharcamientos que todavía persisten y que hacen invisibles otros daños en la carretera.

En otras calles de la colonia Quintas del Nazas también salta a la vista que ha habido hundimientos que derivan de fallas en el drenaje, lo cual ha obligado a los vecinos a colocar neumáticos o maderas para indicar el peligro de las fallas en la carretera.

Pero el oriente y el centro de Torreón no resultan las únicas áreas afectadas, pues también colonias como la Abastos han resentido el olvido en el mantenimiento del pavimento. Entre algunas vialidades de esa área destaca la avenida La Paz, donde los hundimientos resultan un dolor de cabeza para los vecinos del sector.

Así también en otras vialidades como la calzada Juan Francisco Ealy Ortiz, donde hay obras para la construcción de un par vial, puede apreciarse que el pavimento resintió las lluvias de hace una semana y las personas que transitan por ahí mostraron su inconformidad por eso.

Mencionaron que con los trabajos fueron retirados árboles, dañada la tubería de agua y destruidas rampas de acceso para personas con discapacidad.

En ese último punto, reprocharon que para trasladar a sus familiares deben llevarlos por la carretera y con los baches que hay resulta más complicado.

En entrevista previa para este medio, el alcalde Miguel Ángel Riquelme informó que los daños de las lluvias registradas del 10 al 17 de marzo ascendieron a 20 millones de pesos en cuanto a vialidades y casas.

En el la colonia Quintas del Nazas, donde en ambos carriles puede notarse que los automovilistas, motociclistas y ciclistas viven una odisea para poder transitar por los pozos que existen.

Mencionó que resulta natural que los parches en el pavimento colocados suelen levantarse por las lluvias y para evitar eso buscarán que los trabajos tengan una mayor calidad.

"Para hacer un trabajo o una solución tendríamos que abrir más el bache y rellenarlo, pero eso ni es rápido y sí costoso. Vamos a buscar con los recursos que vienen hacer parches de una mayor calidad y durabilidad", declaró.

Las autoridades torreonenses también informaron previamente que otras vialidades que sufrieron daños en su carpeta asfáltica corresponden a la colonia Sol de Oriente.

Además el Periférico Raúl López Sánchez sufren el deterioro en su infraestructura, principalmente en lo que respecta a la acumulación de agua en los camellones.