Llaman campesinos de Hidalgo a protestar por falta de apoyos

El gobierno se ha mostrado omiso para atender sus demandas, acusan.
Llevaron animales e instrumentos agrícolas a la Ciudad de México.
Llevaron animales e instrumentos agrícolas a la Ciudad de México. (Luis Carballo/Cuartoscuro)

Pachuca

Integrantes del Frente Auténtico del Campo (FAC), a través de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA) y de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA)  en Hidalgo, llamaron a los sectores campesinos y ejidatarios de todas las regiones del estado a protestar por la falta de apoyos que, dicen, existe de parte del gobierno federal.

La convocatoria la hicieron a inicios de semana el dirigente estatal de la CNPA, Erasto Tolentino Castro, y Manuel Canales Pérez, a nombre de la UNTA, quienes incluso acudieron el martes pasado con una comisión de hidalguenses al Distrito Federal a protestar con El Barzón y diversas organizaciones, donde llevaron animales e instrumentos agrícolas, incluidos tractores y camiones, para exigir ser escuchados por el titular de la Secretaría de Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), así como el de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Tolentino Castro señaló que esta semana ha sido de protestas para que los trabajadores agrícolas de Hidalgo se sumen a la lucha por lograr un Nuevo Pacto para el Campo Mexicano “pues actualmente el panorama es desalentador para este sector que ha sido olvidado por el gobierno de la República”.

Acusó que el gobierno federal se ha mostrado omiso para atender las demandas de los hombres del campo de la República, “eso nos parece grave, sobre todo porque vemos que el agro se encuentra en agonía en la mayoría de las regiones del país y se nos ha negado apertura para poder acordar lo necesario para mejorar las políticas públicas”, indicó.

“Lo lamentable es que hay mucha producción de maíz, cebada, frijol y café, pero los precios de garantía no responden a las necesidades de los campesinos y mucho menos se les apoya para vender sus productos básicos a los principales mercados, lo que deja el escenario propicio para los coyotes y acaparadores para pagar al precio que éstos quieren”, dijo.

Señaló que actualmente los jornaleros ganan 80 pesos y esto ya no es diario, cuando el año pasado el salario era de 100 pesos y había más empleo en el campo; la disminución fue obligada porque ya no hay ganancias para los productores o propietarios de la tierra, en suma el empleo empieza a escasearse más acentuadamente y por ende muchas familias se desarrollan en la pobreza por la crisis persistente.

“Nos sabemos a qué le está apostando el actual gobierno federal; nos preocupa porque buscamos las mesas de diálogo para construcción de un buen acuerdo para el campo, que incluya las reformas constitucionales que lo hagan rentable.