Disminuyen llamados en falso a cuerpos de socorro

Durante las vacaciones de verano, la coordinación de Protección Civil reporta cero al día y la Cruz Roja apenas dos, cuando llegaron a registrar hasta cuatro.
A la baja las llamadas de broma.
A la baja las llamadas de broma. (Milenio Digital)

El Mante

Las llamadas en falso que realizan bromistas a los sistemas de emergencia, disminuyeron durante la presente temporada vacacional de verano, pues mientras la dirección de protección civil afirma que de plano no tuvieron ni una sola solicitud de emergencia irreal al día, la Cruz Roja reportó que a ellos, apenas les hicieron una o dos diarias, cuando el promedio en vacaciones era de hasta cuatro.

Entrevistados al respecto, el director municipal de protección civil Rodrigo Benavides López, había coincidido con el presidente del patronato de la Cruz Roja al inicio del periodo vacacional, que durante el asueto y al estar los menores más tiempo dentro de sus hogares, se incrementaban los falsos llamados.

Sin embargo, al hacer un balance y transcurrida la primera mitad de las vacaciones para los estudiantes –que son los que más utilizan los números de emergencia para jugar- el saldo es positivo según el director de protección civil en El Mante.

"Prácticamente no hemos tenido llamados en broma, siempre hemos dicho que en el periodo vacacional se incrementan debido a que los niños pasan más tiempo en sus domicilios y sin estar ocupados, pero en esta ocasión no ha sido así, no hemos tenido gran cantidad de llamados falsos y esto es a todas luces positivo porque permite que cuando alguien solicite el auxilio de verdad, no estemos ocupados atendiendo un llamado en falso".

Por su parte, Héctor Fernando Meráz Tovar, presidente del patronato de la Cruz Roja Delegación Mante, dijo que a diario registran entre uno y dos llamados en falso a su central de emergencias, lo cual los sigue afectando pero en número es menor a otros periodos de vacaciones.

"Llegamos a atender hasta diez llamados de emergencia al día, de los cuales anteriormente hasta un 40 por ciento era en falso, actualmente registramos uno o dos llamados de esta naturaleza y apelamos a la buena conciencia de la población para que no afecte a las instituciones con este tipo de llamados de auxilio que al final resultan ser falsas alarmas".

En ambos casos, coincidieron en señalar que los llamados en falsos generan un problema económico a los cuerpos de socorro, pero es más el daño que pudieran hacer en el supuesto de que por atender un llamado en falso, se estuviera dando cabida y destinando unidades y elementos a falsas alarmas.