Libros electrónicos, causa de bajas ventas de textos

Distribuidores de libros impresos optan por ofrecer sus artículos a bibliotecas públicas participando en licitaciones, además de acudir a las universidades y colegios.
Los libros de texto siguen vendiéndose, principalmente en las diversas especialidades universitarias.
Los libros de texto siguen vendiéndose, principalmente en las diversas especialidades universitarias. (EDUARDO GONZÁLEZ)

Tampico

Los libros electrónicos y la baja en la matrícula escolar han sido factores por los que la venta de textos impresos ha disminuido en la zona sur de Tamaulipas, explicó Juan Manuel Reyes.El auxiliar de compras de la compañía Distrilibros de Tampico –firma que opera desde hace una década en la zona- apuntó que la mayoría de las editoriales le apuestan al conocido como ebook.

“Hay algunas ediciones que no podemos encontrar impresas, que ya solo se distribuyen a través del famoso ebook; por otra parte, aquí manejamos todo tipo de texto, desde la literatura básica hasta libros especializados”.Se le comentó que hay especialistas, como médicos y abogados, que prefieren el libro impreso al electrónico.“Hay muchos maestros que todavía influyen en sus alumnos y los exhortan a que compren el libro impreso; no es lo mismo que lo tengas electrónicamente por muchos factores, incluida la salud, que no es óptimo.“Los maestros por lo general les exigen o comentan que como base, posean el libro impreso. Pero también hay para todas las edades: los jóvenes, con iPad en mano, pueden adquirirlo de manera electrónica a través de diferentes portales, llámese iTunes, Apple, todo eso”. Sin embargo, en contraste con el hecho de que varias editoriales le apuestan al libro electrónico, en el sur de Tamaulipas hay muy poca venta del mismo.

“Todavía se maneja el libro impreso, pero no falta el alumno que nos comente que el material lo puede descargar por internet”.Si bien su compañía ofrece sus textos tanto a bibliotecas como escuelas privadas, reconoció que, en lo que va del año y en comparación con el mismo periodo del año pasado, ha bajado de un 30 a 40 por ciento. “Es normal que durante estos meses haya baja venta, ya que la mayor afluencia la tenemos cuando es temporada escolar, cuando están por iniciar clases. Ahora nos abocamos a visitar bibliotecas para surtir el material que necesitan, tanto públicas como privadas. En el caso de las públicas es a través de licitaciones, nos mandan el listado de sus necesidades, nosotros participamos en las licitaciones y si resultamos ganadores nos hacen la compra”.Mientras llega la temporada escolar de mayor demanda, continúa su promoción en los distintos planteles de la zona; “pasamos a las escuelas, tenemos muy buena relación con las editoriales y los diferentes promotores, les presentamos las novedades, listados, empezamos a visitarlas para que se organicen y se cubran sus necesidades para el próximo ciclo escolar”.

Con respecto al área profesional, indicó que reciben apoyo de todas las especialidades, como Medicina, Derecho, Finanzas, Contabilidad, Comercio e Inglés. En el rubro clásico, ofrecen desde los libros de William Shakespeare hasta lo más novedoso de Octavio Paz y Carlos Cuauhtémoc Sánchez. “Actualmente hay mucho fomento a la lectura, porque hay escuelas que están haciendo programas donde los alumnos deben leer un libro por mes, y su participación ha sido muy buena porque vienen a adquirir esos libros que les piden, como es novela clásica.Tienen programas de lectura y comprensión, y al final del mes hacen una reflexión”.