Ley de la familia acelerará divorcios y pensiones en Coahuila

El magistrado Gerardo Sotomayor Garza advierte que la entidad se incorpora a una tendencia internacional que requerirá la capacitación de abogados y del Poder Judicial.
La nueva Ley de la Familia en Coahuila entrará en vigor en junio.
La nueva Ley de la Familia en Coahuila entrará en vigor en junio. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

En el mes de junio entra en vigor la nueva Ley para la Familia en Coahuila, publicada en el Diario Oficial de la Federación el pasado 15 de diciembre.

Entre los puntos más sobresalientes se encuentra la condena hacia la alienación parental para resguardar la integridad emocional de los menores, rechazo a la renta de vientres, la manutención a las parejas coexistentes o amantes y se tendrá un Registro Estatal de Deudores Alimentarios Morosos.

Jesús Gerardo Sotomayor Garza, magistrado del Segundo Tribunal Distrital con Residencia en Torreón, desde su perspectiva dice que se trata de un documento de vanguardia un tanto controversial en algunos de sus artículos.

Considera que en el país han sido pocas las entidades que han separado de sus códigos procesales civiles las normas concernientes a la familia, es una tendencia internacional.

El artículo 284 establece que las personas unidas por una relación de pareja estable, independientemente del estado civil de cada una de ellas, tienen la obligación recíproca de darse alimentos.

En base a la propia Ley de la Familia, se entiende por familia a las personas que se encuentran unidas por lazos de solidaridad, respeto, ayuda mutua y afectividad libremente aceptados con la inalidad de llevar una comunidad de vida, contribuyendo a la satisfacción de las necesidades de subsistencia de sus integrantes.

Por lo tanto, pueden constituir el patrimonio familiar con el objeto de proteger jurídica y económicamente a su familia, cualquier persona que la integre.

Destaca el Magistrado que la mayoría de los juicios en materia de lo familiar ahora se realizarán desde la oralidad, entre ellos el divorcio, patrias potestades y alimentos, el objetivo es que se lleven a cabo con la mayor celeridad y transparencia. Aclara que esta nueva Ley de la Familia entrará en vigor 180 días naturales posteriores a su publicación.

“Los juzgados familiares se van a adaptar para los juicios orales y deberán impartir capacitaciones. Estamos ya en posibilidad de ir viendo las capacitaciones en esta materia tanto para lo abogados como para los que laboran en el Poder Judicial”, señala.

La Ley trae consigo innovaciones importantes entre las que se encuentra el Registro de Deudores Alimentarios, pues no se cuenta con la cultura al 100 de la obligación de proporcionarlos.

En caso de que se incumpla de una manera consecutiva en tres ocasiones en un periodo de tres meses, habrá embargo de bienes que se encuentren dados de alta en el Registro Público de la Propiedad.

Las empresas que se nieguen a reportarlo se harán acreedoras a un doble pago. Aclara que las mujeres o padres que no cuenten con recurso econó- mico suiciente para pagarle a un abogado para iniciar un proceso lo que deberán de hacer es acudir a la Defensoría Pública en el Palacio de Justicia.

El artículo 20 de la nueva Ley de la Familia establece que los padres acordarán el orden de los apellidos, en caso de desacuerdo, a efecto de salvaguardar el derecho a la identidad de la niña o el niño, el o la oficial del Registro Civil elegirá, tomando en cuenta únicamente el primer apellido de aquellos, el que corresponda por orden alfabético o en su caso, por sorteo.

El artículo 161 señala que los cónyuges, después de celebrado el matrimonio, pueden cambiar el régimen de separación de bienes por el de sociedad conyugal y viceversa.

Entre los temas controversiales considera que está el otorgamiento de una manutención a la pareja estable coexistente no concubina y asegura que desde la perspectiva moral y religiosa es criticable, sin embargo, en el sentido de la seguridad económica de algunas personas no. Se incluye lo que ya se habría aprobado que es el divorcio incausado.

En el país han sido pocas las entidades que han separado de sus códigos procesales civiles las normas concernientes a la familia, es una tendencia internacional.

El artículo 284 establece que las personas unidas por una relación de pareja estable, independientemente del estado civil de cada una de ellas, tienen la obligación recíproca de darse alimentos cuando concurran las siguientes circunstancias:

Que la relación de pareja esté fundada en la afectividad, el consentimiento y la solidaridad libremente aceptada.

Que tengan una relación de convivencia estable aunque concurran, con respecto al deudor alimentista, diversas formas de convivencia como el matrimonio o el concubinato y que se acredite que existe dependencia económica.

Al cesar la relación a que se refiere este artículo y si alguno de sus integrantes carece de ingresos o bienes que produzcan frutos suficientes para su sostenimiento, tiene derecho a una pensión alimenticia por un tiempo igual al que haya durado aquella relación.

No podrá reclamar alimentos quien haya demostrado ingratitud. La autoridad judicial tomando en cuenta las circunstancias del caso podrá aumentar, disminuir o cancelar la obligación de dar alimentos.

Esta obligación a favor de la pareja necesitada se extingue cuando el acreedor contraiga nupcias, se le reconozca unido en concubinato, celebre pacto civil de solidaridad, o se encuentre unido a una pareja estable de la que dependa económicamente o haya transcurrido un término igual a la duración de la relación.

El entrevistado comenta que la entidad con esta ley se encuentra a la vanguardia y se adecúa a la realidad que se vive no solo en el estado de Coahuila sino en el país.