Aprueban Ley de Pensiones en Coahuila

El gobernador Rubén Moreira Valdez afirma que se dio el primer paso para evitar una catástrofe, ya que peligraban las finanzas de 36 municipios que entrarían en quiebra en el 2017.
Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez.
Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez. (Milenio Digital)

Saltillo, Coahuila

Con la aprobación por unanimidad de la ley de pensiones en los municipios de Coahuila, el gobernador Rubén Moreira Valdez aseguró que se dio el primer paso para evitar una catástrofe en el sistema financiero de esta área.

Luego de considerar que la mayor amenaza financiera que tienen los Estados y municipios de México es el sistema de pensiones, señaló que con esta nueva ley se soluciona la falta de un esquema adecuado que garantice el retiro de los magistrados y jueces al ya no permitir que tengan el derecho a jubilarse con el 100 por ciento de sus sueldos.

El próximo jueves será cuando esta nueva ley se promulgue. El sistema de pensiones estuvo a un paso de colapsar, lo que evitó la quiebra de más de 10 municipios.

"Se tiene en este momento un pasivo de tres mil 500 millones de pesos y en la práctica peligraba en retiro de todos los jueces y magistrados, por lo tanto esta ley que promulgaremos en unos días es fundamental para una finanzas sanas en Coahuila".

Por otro lado, 36 de los municipios de Coahuila, excepto Torreón y Saltillo, los cuales sí cuentan con un sistema de pensiones, dejarán a 20 mil trabajadores municipales, adicional a esto se incurría en irregularidades, al dejar muchos de los municipios en la nómina de activos a los jubilados.

"Peligraban las finanzas de 36 municipios que entrarían en quiebra en el 2017”, señaló.

Reconoció que esta ley llegó a tiempo, ya que saneará finanzas municipales, lo que provocará una mejora en las calificaciones crediticias, además de garantizar a los trabajadores un retiro seguro.

Reconoció que restan dos acciones, la primera es reformar la ley de pensiones de los profesores, de la cual aseguró está en quiebra con un pasivo de 44 mil millones de pesos y un déficit de 900 millones de pesos, lo que causaría que para el siguiente gobernador se dejara una deuda de más de dos mil millones de pesos.

“El otro tema es resolver una deuda que tiene el gobierno de Coahuila de hace diez años por el orden de 600 millones de pesos con los burócratas estatales, lo que se logrará antes del mes de diciembre”, manifestó.