Levantan la voz contra daños a Barrio Antiguo

Artistas locales reclaman que no se ha respetado el Reglamento de Conservación del sector; aseguran que la situación no es nueva.
Esta semana denunciaron que una antena fue disfrazada de palmera.
Esta semana denunciaron que una antena fue disfrazada de palmera. (Eduardo Mendieta)

Monterrey

Vecinos del Barrio Antiguo lanzaron una alerta al gobernador Jaime Rodríguez Calderón para intervenir y frenar la violación al decreto que creó el Reglamento de Conservación.

Lo anterior porque aseguran particulares está destruyendo el corazón histórico de Monterrey.

Luego de que MILENIO Monterrey publicara que una imponente "palmera" con enormes hojas, de cuatro o cinco pisos de altura, es en realidad una antena de comunicaciones, integrantes de la vida cultural del barrio alzaron la voz y exigieron evitar que se sigan otorgando permisos sin autorización.

Lupina Flores, reconocida artista de la pintura con 35 años de vivir en el sector, y Gerardo Ramírez, empresario del Café Espacio, sospechan de más situaciones de corrupción, sin poder comprobarlo.

Entre esto destaca la instalación de otras antenas y una pantalla electrónica gigante, además de la edificación de una gasolinera sobre Guillermo Prieto y Constitución, los cuales deberían estar prohibidos según el decreto de Conservación del Barrio Antiguo, publicado en 1993 por el entonces gobernador Sócrates Rizzo García.

"El que tiene que poner orden es el gobernador nombrando una Junta (de Conservación y Preservación del Barrio) adecuada para preservar el centro histórico de la ciudad, nombrarla o vigilarla porque depende de él, aunque pertenecemos al municipio y ahí se contrapone autonomía del municipio con el Estado y la Federación, hay leyes federales y nos les importa, y el municipio dice que es autónomo, yo no entiendo", indicó la pintora.

Por su parte, el propietario del Café Espacio afirmó que están en espera de la respuesta de parte del alcalde Adrián de la Garza Santos y del gobernador, a quienes les pidieron su intervención.

"Las autoridades han hecho y deshecho, sin ningún freno, ya lo hemos pedido a las autoridades por oficio su intervención, pero sigue la contaminación radioactiva con la antena, la contaminación visual con la pantalla gigante y la contaminación del suelo", dijo Ramírez.