Ciudad Jardín "florece" a 3 años de la helada negra

Lerdo es el único municipio de La Laguna que trazó una estrategia y propuso metas para recuperar su capa forestal perdida, reconoce Gladys Aguirre Balza, ecologista y directora del Cañón de Fernández.
La Dirección de Medio Ambiente de Torreón invitó a proteger las plantas ante posibles heladas.
Lerdo es la zona más verde de la Zona Metro. (Aldo Cháirez)

Lerdo, Durango

A tres años de la helada "negra", su saldo fue severo y dañino a la capa vegetativa, la cual tardará siete años más en recuperarse, pero ha dejado una enseñanza al fomentar una nueva cultura forestal entre los laguneros.

Hoy prefieren plantas y árboles nativos de fácil adaptación a los climas extremos, que aquellas variedades exóticas pero vulnerables.

Gladys Aguirre Balza, ecologista y directora del Parque Estatal Cañón de Fernández, reconoce en Lerdo al único municipio que trazó una estrategia y propuso metas para recuperar con sustentabilidad su capa forestal perdida.

“Todos deberíamos de tener un árbol frutal o adaptable a nuestro clima".

Pero también advierte rezagos en los reglamentos de urbanismo de todos los municipios de la Zona Metropolitana, que no obligan a los fraccionadores a tener áreas realmente verdes con determinado número de árboles plantados por habitante y sólo se conforman con tener un pedazo de terreno.

Débiles reglamentos municipales

En los reglamentos municipales actuales, únicamente se exige al constructor inmobiliario determinada área o terreno mal llamada verde por un promedio de metros cuadrados construidos.

Pero no refleja ninguna regulación cuando los espacios son destinados a iglesias, escuelas o centros comunitarios y a futuro con canchas deportivas cubiertas de concreto, grava y ahora techumbres, pero no de árboles, ni de follaje.

Tras este fenómeno climatológico atípico que se presentó en febrero del 2011, no se verá recuperado hasta en un plazo de siete años más y los árboles que se han llegado a sembrar en este periodo de tres años, por más altos que se hayan comprado y plantado, no llegarán a cubrir todavía la capa forestal que se tenía.

Los reglamentos municipales solo exige al constructor inmobiliario determinada área o terreno mal llamada verde.

Menos se avanzará mientras que los espacios verdes no crecen al ritmo que la edii cación de viviendas en nuevos fraccionamientos.

Reconoció que Lerdo fue el único municipio, a diferencia de Torreón y Gómez Palacio, que emprendió desde el 2012 una estrategia para reforestar y recuperar su capa vegetativa perdida.

Estableció un plan que incluía la zona urbana, además de las comunidades rurales y de manera muy particular a las riberas del río Nazas, que hará más fácil esa recuperación.

Plantas adecuadas a la región

Variedades como Ficus, Laurel o Palmas Coco Plumoso, fueron en un tiempo las que mayor tuvieron los viveros, pues la gente ignoraba que son plantas provenientes de regiones con climas húmedos, más apegados a las selvas.

Por lo que al resentir una helada de esta naturaleza fueron éstos los primeros en morir y secarse, cuando lo ideal para esta región es la plantación de huizaches, mezquites, lágrimas de San Pedro y otros que se adaptan a los climas extremos del desierto o semidesierto.

“Todos deberíamos de tener un árbol frutal o adaptable a nuestro clima, aunque ello también es parte de la adaptación que ha obligado el cambio climático, al privilegiar variedades de este tipo, pero también por el clima extremoso que tenemos, sobre todo el invierno, busquemos recuperar nuestra capa vegetal porque es la única que sirve para absorber los gases del cO2 (dióxido de carbono) que están en el ambiente”, dijo.