80% de los viveros se surten con “Balderas”

Van tres generaciones y con ello cuatro décadas de tradición que los Viveros "Balderas" no han detenido en ningún momento su misión y vocación: hacer florecer a La Laguna.
No han detenido en ningún momento su misión y vocación: hacer florecer a La Laguna.
No han detenido en ningún momento su misión y vocación: hacer florecer a La Laguna. (Aldo Cháirez)

Lerdo, Durango

Van tres generaciones y con ello cuatro décadas de tradición que los Viveros "Balderas" no han detenido en ningún momento su misión y vocación: hacer florecer a La Laguna.

Pedro Balderas presume a mucho orgullo que desde Lerdo, se surten el 80 por ciento de los viveros que se localizan en toda la región, cuya demanda han observado ya un cambio en la gente que busca ahora árboles como Huizache y dejando atrás los clásicos Ficus.

Fundado en 1970, el Vivero Balderas ubicado allá en el sector conocido como "Los lavaderos" en Lerdo, mantiene la frescura que se siente en su interior al adoptar, importar y ofrecer plantas oriundas de otras regiones.

Engalanan perfectamente fachadas o jardines de toda casa habitación, donde lo mismo se puede agregar tierra que pasto en rollo, con el cual han vestido camellones de bulevares o calzadas.

Pedro Balderas Antuna, explica que el vivero fue herencia de su abuelo y de él a su padre don Pedro Balderas Beltrán, quien cumplió ya un año de haber fallecido, pero que compartió junto con su madre, doña Rebeca Antuna, el amor y querencia por las plantas.

Por lo que toda la familia ha crecido en medio de follajes que son debidamente cuidados y llevados a miles de hogares no sólo de Lerdo, sino de Gómez Palacio y Torreón.

“Tenemos ya aquí en el vivero cuarenta años de tradición, en 1970 se inició esto como fundador de los Viveros Balderas y siempre desde Lerdo dando un servicio a toda la Comarca Lagunera pues viene mucha gente de Torreón y Gómez e incluso de otros estados vecinos de La Laguna”, dijo.

Resaltó que desde este espacio le dan servicio a los jardines de la mayoría de las áreas públicas y son por tanto un pulmón importante de la oxigenación de la comarca, lo mismo que de jardines particulares cuando se llevan el pasto en rollo, los árboles frutales, las plantas de ornato y las flores, ofreciendo en ello la asesoría que los clientes merecen.

Para Pedro Balderas, Lerdo es y seguirá siendo la Ciudad Jardín y pese a la helada “negra” que acabó con gran parte de la vegetación de la región.

Surgió un nuevo proceso en la que la gente al momento de recuperar su arbolado buscó otras expectativas, al demandar árboles que tuvieran un mayor “aguante” de los inviernos crudos, pues sustituyeron los árboles exóticos como el ficus y palmas reales por el fresno, el encino, laurel y el huizache ente otros nativos, pues los moros y las lilas volvieron a tener un auge que ya no tenían.

Al ser febrero y marzo los meses más idóneos para la reforestación, Balderas exhortó a la población lagunera a que haga a tiempo sus compras de planta y árboles que demanda para rehabilitar o hermosear sus jardines, acudiendo por su pasto en rollo, su tierra o especies para sustituir.