Legisladores por Jalisco, opacos y mal calificados

La peor evaluada, del Revolucionario Institucional, es María Angélica Magaña Zepeda, en el lugar 494 de 500.
Sólo siete diputados jaliscienses lograron colarse en el top 100 de los mejores calificados.
Sólo siete diputados jaliscienses lograron colarse en el top 100 de los mejores calificados. (Milenio)

Guadalajara

Cuando el trabajo de los legisladores federales por Jalisco se somete al rasero del método científico, queda de manifiesto el pobre desempeño que nuestros representantes en la Cámara de Diputados han tenido en la LXII Legislatura, que concluye este año.

De acuerdo a un análisis realizado por la organización Atlas Político  en el que se midió el desempeño de los 500 diputados, solo un jalisciense alcanzó a colarse en el top 10 con las más altas calificaciones; 7 entre los 100 mejor evaluados y el resto fuera de este rango.

Los cinco aspectos que evalúa (cinco dimensiones, 5D) son activismo legislativo, auditoría legislativa, debate parlamentario, asistencia y transparencia. En cuanto a transparencia, ningún legislador por Jalisco participó en el ejercicio 3 de 3, planteado por las plataformas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO)  y de Transparencia Mexicana, en el que debieron presentar sus declaraciones patrimoniales, de conflicto de interés y de impuestos.

Actualmente 28 diputados representan a Jalisco en la Cámara Baja: 19 del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuatro del Partido Acción Nacional (PAN), dos del Partido Movimiento Ciudadano (PMC) y uno del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Atlas Político es un proyecto de la iniciativa privada en el que participan egresados de la Universidad de Harvard  “para comparar el desempeño de los diputados y senadores con criterios objetivos. El Ranking 5D no evalúa las plataformas políticas o los discursos de los diferentes legisladores sino la habilidad que han demostrado para impulsar sus ideas dentro de su cargo”.

El propósito, señalan, es presentar qué tan competentes han sido los legisladores federales para defender una agenda política, independiente del contenido ideológico de la misma.

Dentro de los diez mejores evaluados se encuentran dos legisladores por el Distrito Federal y dos por el estado de Guerrero, siendo las entidades que cuentan con más diputados mejor evaluados.

En el caso de Jalisco, el mejor evaluado es Leobardo Alcalá Padilla, del PRI, quien según datos del Sistema de Información Legislativa, presentó 11 iniciativas, 35 puntos de acuerdo tuvo 24 intervenciones en tribuna y una asistencia a sesiones del pleno del 98.3 por ciento  del pleno. Sin embargo, a pesar de que se evalúa el número de iniciativas y puntos de acuerdo presentados, no se toma en cuenta cuántos fueron propios, cuántos como parte del grupo parlamentario y cuántos pudieron haberse aprobado.

La siguiente mejor evaluada es la diputada priista María del Rocío Corona Nakamura,  en la posición 14; mientras que en la 20 se encuentra la legisladora por el PRD, Verónica Beatriz Juárez Piña.

Pese a su pobre desempeño, pues se encuentra en el lugar 282 de 500, Sergio Armando Chávez Dávalos dejará la curul en el Palacio Legislativo de San Lázaro, para ocupar el cargo de alcalde de Tonalá para el siguiente trienio. En los casi tres años de desempeñarse como diputado federal solo presentó dos iniciativas, cuatro puntos de acuerdo y tuvo escasas seis intervenciones en tribuna. Asistió al 85 por ciento de las sesiones.

La peor evaluada fue María Angélica Magaña Zepeda, del PRI, a quien solo se le cuentan seis participaciones en tribuna en casi tres años.

Cada legislador recibe al mes 148 mil 468 pesos, de los cuales $ 73,910.81 corresponden a la dieta mensual; $45,786.00 se les entregan para asistencia legislativa y $28,772.00 se les otorgan por concepto de atención ciudadana. Sin contar otros beneficios como el aguinaldo y bonos adicionales.