Legionarios, con finanzas sanas

El padre Patrick O’Connell dijo que en Guanajuato no hay crisis y señaló que con los abusos del padre Maciel hubo una crisis de credibilidad, que se ha ido recuperando.
El padre Patrick O’Connel señaló que no hay crisis para los Legionarios en Guanajuato.
El padre Patrick O’Connel señaló que no hay crisis para los Legionarios en Guanajuato. (Milenio TV)

León, Gto.

A pesar de que vivieron un período de desconfianza por parte de los fieles católicos más adinerados y en consecuencia pérdidas económicas, tras darse a conocer la doble vida del padre Marcial Maciel, el padre Patrick O’Connell Kelly, asegura que desde hace poco más de un año los Legionarios de Cristo han ido recuperando la credibilidad de sus devotos y que en Guanajuato cuentan con finanzas sanas.

Aunque en otros países del mundo, esta congregación cristiana, ha tenido que cerrar ocho centros educativos, el padre Patrick O’Connell aseguró que a Guanajuato no ha ‘golpeado’ tal crisis económica, al grado de tener que vender sus inmuebles o de cerrar algún centro educativo.

 “En Guanajuato no hay una gran crisis. Con lo del padre Maciel, hubo una crisis de credibilidad, y esa crisis sí afectó un poquito la situación económica, pero los Legionarios también afrontaron y lo aconsejó el cardenal, a tratar de consolidar.

“Entonces al vender algunas propiedades sí pudieron pagar parte de los préstamos que teníamos y con el paso del tiempo pues los Legionarios han ido ganando esa credibilidad”, aseguró.

Y es que tras la conclusión del Capítulo General, donde se analizó la situación de los Legionarios de Cristo, se señala que esta congregación tiene una “deuda pero que es manejable”, siempre y cuando se continúen con los planes de amortización que se han ido implementando.

En este Capítulo General, también se indica que los Legionarios de Cristo deberán de comenzar con nuevos votos de pobreza, situación que implica no basarse en tener una vida religiosa llena de lujos, además de que si algún fiel les hiciera un regalo, este tendrá que ser entregado a su superior, situación que todos los Legionarios ya hacen afirmó O’Connell.

“Los Legionarios siempre hemos vivido votos de pobreza, de castidad y de obediencia. Eso ha sido siempre y como voto de pobreza, seguirá siendo parte de nosotros. Ni es nuevo ni es algo que vamos a comenzar ahorita, porque lo hemos vivido toda la vida”, dijo.

Respecto a que en este Capítulo, se establece que el Manual del padre Maciel en el que se les indica cómo sentarse, cómo hablar, cómo ser pulcros al vestir y con su personalidad, además de actuar “con distinción” para obtener recursos económicos, el padre Patrick mencionó que es un cambio que no ha sido fácil.

“La congregación está hecha ya por hombres un poco más mayores y hombres más jóvenes. Los mayores conocían mucho al padre Maciel. No era fácil un comunicado. Realmente considerar al padre Maciel como algo del pasado que no podría ser parte, ni tener el flujo, ni por sus escritos ni por nada en la congregación”.

Dijo que en esta nueva etapa en la que dejan atrás al padre Maciel, tan sólo como un fundador de los Legionarios ya no como un padre espiritual,  vislumbran un futuro próspero en el que quieren participar más en la Iglesia Diócesana.

“Y el futuro de la congregación es ir realizando su propio carisma, en cuanto a educación, en cuanto a unidad de la familia, en cuanto a las misiones, pero también en cuanto a participación más directa, en todo lo que puede ser la vida de la diócesis. La Iglesia Diocesana es la Iglesia que nosotros queremos, por una parte participar, hacer más fuerte dentro de nuestras posibilidades, como Legionarios y apoyar a los obispos donde estamos trabajando lo más posible”.

Aunque señaló que no hay una “crisis sacerdotal”, O’Connell dijo que en el país unos 50 sacerdotes se ordenan, cuando años atrás el número de nuevos sacerdotes estaba entre los 60.