Larrazabal disparó pasivos de Madero

Monterrey requirió su propio proceso para reestructurar su circunstancia financiera.
Arellanes recibió una situación complicada con acreedores.
Arellanes recibió una situación complicada con acreedores. (Roberto Alanís)

Monterrey

Al cierre de 2009, en Monterrey tenía una deuda de mil 575 millones de pesos, la mayor parte contraída por el ex alcalde Adalberto Madero Quiroga para la construcción del complejo vial en avenida de los Leones.

Sólo 794 millones, casi la mitad del adeuda, eran con la Banca Nacional de Obras, el resto se dividía en instituciones con banca Afirme, 480 millones de pesos y  Banco del Bajío con 300.

Durante el primer año de Fernando Larrazábal Bretón como alcalde de Monterrey,  de noviembre 2009 a noviembre 2010, la deuda sufrió un descenso de 8.24 por ciento, pero cerraría el año solicitando su primer crédito con el Banco Nacional de Obras, 170 millones de pesos.

Este crédito, bajo el contrato 9365, se ajustaría en 222 millones hacia el mes de enero y llegaría hasta los 375 en julio, llevando la deuda total hasta los mil 887 millones de pesos.

Pero sería el siguiente mes, durante agosto de 2011 que se incrementarían los pasivos en mayor medida.

En aquella ocasión se solicitó un crédito con BBVA Bancomer por 200 millones de pesos para continuar los trabajos en la avenida Paso de los Leones. La cuenta llegó a los 2 mil 84 millones de pesos.

En septiembre la cuenta con Banobras pasó a 420 millones pesos y el crédito recién contraído subió a 265, que después pasaría a 287 y culminaría el año en 292 millones, dejando un resumen de año con un incremento de la deuda total de 30 por ciento, llegando a los 2 mil 222 millones de pesos.

En 2012, Fernando Larrazábal Bretón entregó una administración con una deuda de 2 mil 116 millones de pesos, 39 por ciento más alta que como al recibió y que cerró el año en 2 mil 109.

Para la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes, la reestructura del pasivo se hizo imperante y tras una serie de conflictos y cuestionamientos por la contratación de un bróker, finalmente se logró realizar la operación financiera con BBVA Bancomer que adquirió el resto de sus créditos, para englobarlos en uno solo con la banca comercial, lo que inmediatamente bajó la cuenta a 2 mil 64 millones de pesos.

También reestructuró su deuda con Banobras hacia el mes de agosto, para cerrar el 2013(al mes de octubre) con un monto de 2 mil 54 millones de pesos.