Lagrimita busca firmas para ser alcalde

En su habitual disfraz de payaso y con atuendo amarillo pidió el apoyo de los ciudadanos en la Plaza Universidad. 
Lagrimita y Costel comienzan recolección de firmas
Lagrimita y Costel comienzan recolección de firmas (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Entre bromas y vaciladas, Lagrimita y Costel arrancaron hoy la campaña de recolección de firmas para poder registrarse como candidatos a la presidencia de municipal de Guadalajara.

Lo hicieron en la Plaza Universidad, con la Biblioteca Iberoamericana de fondo, por ser para ellos lugar donde un emblemático personaje de esta capital, Firulais, divertía a los tapatíos el siglo pasado. Ambos, vestidos con su habitual disfraz de payasos y traje en amarillo, causaron gran revuelo a su llegada.

Lagrimita saludó como en programa de televisión, bromeando.  Y leyó un discurso ironizando los mensajes de políticos. "Ese papel me lo regaló un político. ¿Le entendieron.  Yo tampoco",rió. 

Entremezclando las bromas con la seriedad y los gags con su hijo Costel,  explicó sus motivos para buscar el registro. 

"¿Porqué un payaso para la política?... Si en la política ya hay payasos y son falsos... Soy payaso pero se que un ciudadano, una ama de casa,  un periodista, un taxista, un barrendero podrían gobernar mejor que cualquier político".

Lagrimita sostuvo que detrás de su precandidatura está el mimo de México, Mario Moreno Cantinflas y negó cualquier afiliación con el PRI y el interés de restarle votos a Movimiento Ciudadano,  aunque las críticas mas severas las lanzó contra este instituto que enfatizó no tiene nada de ciudadano. 

Lagrimita sostuvo que de reunir las más de 23 mil firmas -o 28 mil dudó- será la tarea más difícil. Costel añadió que eventualmente en la boleta electoral sí podrá venir con su nombre artístico.

El discurso se tornó serio cuando empezó la sesión de preguntas y éstas no fueron de tono bromista sino en torno a la discriminación y episodios ocurridos en su programa televisivo. Incluso señaló de "alfarista" a un periodista porque lo "atacó" con sus cuestionamientos.

“La primera pregunta... Y tírale al payaso", se quejó. 

Vuelta la página, siguió respondiendo preguntas y adelantó que siempre ha cumplido sus sueños.  El de ahora es grande: hacer de Guadalajara una ciudad feliz.