Buena vibra desde La Partida

Los padres, primos y sobrinos de Oribe Peralta estuvieron en el ejido que creció, observando el partido de México contra Croacia, para festejar su participación y aimar al goleador lagunero.
Los padres de Oribe no se pierden ni un partido de la Selección con Oribe.
Los padres de Oribe no se pierden ni un partido de la Selección con Oribe. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

La familia Peralta Morones, tuvo este lunes otro motivo para festejar y reunirse, ya que Oribe fue pieza fundamental en el ataque de México contra Croacia, poniendo el pase para uno de los goles.

Sus padres, primos y sobrinos estuvieron en La Partida para mandarle toda la buena vibra al goleador lagunero.

"Si juegan como ante Croacia y Brasil, creo que le podemos ganar a Holanda sin problemas" dijo Doña Julieta

Una bandeja con ceviche, sobre la mesa tostadas, cacahuates, frituras y refrescos aguardaban el inicio del partido, la familia como en los dos partidos anteriores, se propuso disfrutar al máximo el partido ante los croatas.

El señor Miguel Ángel Peralta portaba la camiseta de visitante de la Selección Nacional, el resto de la familia camisetas blancas con la fotografía de Oribe al frente con la leyenda "orgullosamente de La Partida".

El segundo tiempo fue euforia total, a pesar de que no fue Oribe el que empujó la pelota al fondo de la portería, reconoció su familia la importancia del lagunero y su presencia en el área rival, 'jalando marca' y asistiendo para gol.

La señora Julieta Morones de Peralta, madre del "Hermoso", vivió a flor de piel el partido y disfrutó de ver triunfar a su hijo con el representativo azteca.

"Estoy muy contenta y feliz que pasamos a la siguiente ronda, el equipo está haciendo un gran papel y nosotros estamos disfrutando esto al máximo, como me imagino lo está haciendo mi hijo allá en Brasil", dijo Doña Julieta.

El que alcanzó a llegar, bienvenido

La familia no se pone estrictamente de acuerdo para ver los partidos, pues la mayoría trabaja, sin embargo los integrantes que salen temprano se reúnen en la casa de los papás de Oribe, siempre procurando el buen ambiente y buena vibra.

"Tenemos una relación muy estrecha, él me habla después de los partidos, cuando nos dio la noticia que se iba a ir a América, nos habló para comunicarnos, nos toma mucho en cuenta para sus decisiones", concluyó doña Julieta.