Dos hospitales le niegan atención a mujer y fallece

Víctor Cárdenas relata la historia que tuvo que vivir al lado de su esposa, a quien le negaron asistencia médica pese a padecer una complicación durante su embarazo.

Torreón, Coahuila

La Ley de Urgencias Médicas en Coahuila gestada apenas en noviembre de 2014 bajo la primicia de privilegiar la vida, nació muerta.

Y es que no son pocos los casos en que diariamente cientos de pacientes tienen que sufrir un viacrucis para poder recibir la atención de emergencia cuando está en juego la vida, sin que hospitales privados o públicos tengan que aplicar sus restricciones por encima de la ley o lo que es peor, sus intereses monetarios.

Una asistente de Urgencias y le refirió al doctor que no sabían si la paciente tenía o no afiliación, a lo que le respondió: “a mí no me interesa sí tiene o no tiene Seguro, a la señora por su salud y por su vida, yo tengo que atenderla”.

Una experiencia de ese tipo fue la que vivió Víctor Rogelio Cárdenas, luego de que su esposa Martha Yazmín Aguilera, al ser trasladada en una ambulancia de la Cruz Roja cuando presentó una complicación de preeclampsia, fue rechazada en dos hospitales.

Víctor, originario de Mapimí, de profesión licenciado en Administración de Empresas y egresado del Instituto Tecnológico Agropecuario (ITA) número 10, trabajaba junto con su esposa Martha Yazmín en una tienda de conveniencia en la colonia Ana.

A 11 años de distancia del nacimiento de Sebastián, su hijo mayor, ambos decidieron ir por un segundo bebé y esperaban con mucho amor la llegada de una niñita. Lo que nunca imaginaron es que llegado a la etapa final del embarazo, las cosas se complicarían.

Recuerda que fue el sábado 24 de enero a las 4:00 de la mañana cuando su esposa se comenzó a sentir mal, fue al baño, vomitó y regresó a la cama, argumentado que era su problema de gastritis.

A la pregunta que si le llevaba a un médico y a la negativa de ella, él salió a las 6:00 de la mañana de su vivienda ubicada en la colonia Aviación de Torreón, a fin de ir a abrir la tienda.

Más tarde, a las 7:30 horas, recibió la llamada de su hijo Sebastián para decirle que su mamá se había puesto peor, que se levantó nuevamente al baño pero que había caído. Fue entonces que llamó a familiares para que acudieran a su auxilio.

Relata que ya en camino a su casa, tomó el celular y llamó para pedir una ambulancia a la Cruz Roja. Ella, recibía los primeros auxilios y lo primero que le preguntó el socorrista fue, ¿a dónde quiere que la llevemos señor?. Su respuesta inmediata, considerando las distancias, fue la Clínica del Magisterio.

Había transcurrido ya una hora de que había caído en la inmediación de la sala. La ambulancia se adelantó y él en su camioneta la alcanzó en el hospital, pero apenas llegó al acceso y la misma ambulancia iba saliendo con su esposa aún a bordo, pues su cuñada que iba dentro, le comentó que no la recibieron porque no había doctor y que aparte les dijeron que traía preeclampsia.

Víctor hace un paréntesis en el relato, tiene la mirada pérdida entre el dolor y el coraje, esa furia e impotencia que se refleja en los ojos llorosos. “Usted cree eso. Cómo creerles que en un hospital no haya un médico, sí se supone que están para atender, para auxiliar a la gente".

Como segunda opción, dice que el chofer de la ambulancia le recomendó entonces que la llevaran a la Clínica de la Mujer que está a poca distancia de donde se encontraban, algo que le propicio tranquilidad al saber que son especialistas en el género.

Sin embargo, su pena aumentó cuando ni siquiera les permitieron ingresar al área de Urgencias, pues incluso mantuvieron a la ambulancia de la Cruz Roja atrás de la pluma de acceso y dos enfermeras subieron a observarla.

Así pasaron otros cinco minutos y no hubo respuesta, por lo que la ambulancia se encaminó a la Clínica 16 del Seguro Social, donde a las 8:30 de la mañana un médico la recibió, pero con la advertencia que iba muy mal, que lo primero sería estabilizarla y tratar de salvar el producto.

Con todo y eso, recuerda que todavía intervino una asistente de Urgencias y le refirió al doctor que no sabían si la paciente tenía o no afiliación, a lo que le respondió, “a mí no me interesa sí tiene o no tiene Seguro, a la señora por su salud y por su vida, yo tengo que atenderla”.

Recuerda que fue el sábado 24 de enero a las 4:00 de la mañana cuando su esposa se comenzó a sentir mal, fue al baño, vomitó y regresó a la cama, argumentado que era su problema de gastritis.

A las 11:00 horas del sábado, le notificaron dos noticias: la primera el nacimiento de su hija Ana Victoria, pero con la aclaración que iba a quedar en observación, ya que le habían reanimado en su respiración debido a las convulsiones que había sufrido su madre, que tenía los niveles de azúcar altos y pudiera haber secuelas por el tiempo sin recibir atención.

La otra fue la mala, le confirmaron que su esposa tenía muerte cerebral y que la iban a trasladarla a la Clínica de Especialidades número 71, pero sin probabilidades de recuperación. Pasaron seis días, no recobró el conocimiento y su pulso fue cada día más débil. Martha Yazmín murió el sábado siguiente al que ingresó.

“Te sientes impotente. Uno no puede hacer nada por desconocimiento, pero las personas que estuvieron ahí, que sí pueden y tienen un compromiso con la salud, mejor piensan en otros intereses como el dinero, por encima del valor de una persona. Ya el dinero uno lo consigue, vendes lo que puedes, pero tienes a tu ser querido a su lado”.

Lamenta que habiendo leyes para ello no se apliquen, que los hospitales actúen sin consciencia, sin humanidad y que cómo él, existen muchos casos que no trascienden, pero que suceden todos los días y en todas las clínicas, ya sea privadas o públicas.