La Florida, otra colonia bajo el yugo inmobiliario

Destrucción de presunto patrimonio histórico y ecológico, entre otras irregularidades en la aplicación de la normatividad urbana, catapultan más condominios y oficinas “clandestinas”.

Ciudad de México

La Asociación de Residentes de la Colonia Florida se sumó a las organizaciones vecinales que denuncian irregularidades en la aplicación de la normatividad urbana.

En este caso, vecinos de esa colonia de la delegación Álvaro Obregón denuncian la presunta existencia de un certificado único de zonificación de uso de suelo apócrifo, el derribo de más de 80 grandes árboles y “la destrucción impune del patrimonio histórico y ecológico de nuestra colonia”, en el predio de Margaritas 177.

A más de dos años de realizada la venta de ese sitio a la empresa Erta SA de CV, los vecinos señalan que diferentes autoridades, entre ellas de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial y la propia delegación Álvaro Obregón, se “echan la pelota” y ninguna asume responsabilidad plena.

De ahí que el Comité Ciudadano de la Colonia Florida solicitó formalmente al jefe delegacional, Leonel Luna, “la inmediata suspensión y cancelación de obra hasta en tanto no se restituya el orden jurídico y se finquen responsabilidades a los servidores públicos involucrados”.

Todavía no se recibe respuesta sobre esa construcción de 15 viviendas en condominio horizontal, en esa colonia delimitada por las vialidades Vito Alessio Robles, Insurgentes Sur, Barranca del Muerto, Río Mixcoac y Universidad.

En el escrito dirigido a Luna, los vecinos refieren que “la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble del Instituto Nacional de Bellas Artes, mediante oficio 1203-C/0525, de fecha 29 de junio de 2011”, informó que si bien ese inmueble no contaba con declaratoria de monumento artístico, sí consideraba viable su inclusión en el listado de inmuebles con valor artístico.

Plantean que la Dirección General de Administración Urbana de la Seduvi, mediante el oficio 15635 del 2 de septiembre de 2013, informó al director general jurídico de Álvaro Obregón, Eduardo Galindo Becerra, que el certificado único de zonificación folio 22997-181SEJU12 del 11 de julio de 2012 se consideraba válido, porque no había sido declarada su invalidez por autoridad o un tribunal jurisdiccional competente.

Lo anterior, porque no hubo autorización del INBA ni dictamen técnico de la Seduvi previo a la demolición del inmueble, destrucción que se autorizó el 28 de agosto de 2012.  

La Asociación de Residentes de la Colonia Florida refiere también que el 23 de octubre de 2012, con el oficio DAO/DGSU/DPCMA/1535/12,  “se constata que se realizó derribo y poda de árboles sin contar con autorización. Se sanciona a Erta con restitución de 600 plantas para entregarse en el Parque de la Juventud de la DAO.

“Extrañamente, en la misma fecha y con oficio DAO/DGSU/DPCMA/A/1488/2012 se le autoriza a Erta el derribo de 13 árboles”.

En el escrito al jefe delegacional, el Comité Ciudadano de esa colonia hace notar que existe un supuesto certificado único de zonificación de uso de suelo, con folio 31688-181SEJU12, del 27 de septiembre del 2012.

Este último, señala, lo “utiliza la propia Dirección General de Desarrollo Urbano de la Seduvi para emitir opinión equívoca en el sentido de que al predio no le aplican los supuestos normativos referentes a los predios mayores a 3001 metros cuadrados”, como sí debería de aplicársele.

Y agrega que la propia Dirección General de Administración Urbana de la Seduvi, mediante el oficio 15635 del 2 de septiembre de 2013, informó que el certificado único de zonificación 22997-188SEJU12  se considera válido, lo que “hace suponer que el certificado único de zonificación de uso de suelo, folio 31688-181SEJU12, utilizado para emitir opinión equívoca por parte de la DGDU de Seduvi, pueda ser apócrifo”.

Explica que la propia DGDU de la Seduvi, “en contrasentido y evidente violación” al Programa Parcial de Desarrollo Urbano de la colonia Florida, el 13 de marzo de 2013 emitió opinión, mediante el oficio 216/13, en el sentido de que al predio de Margaritas 177 no le aplican los supuestos normativos para predios mayores a 3001 metros cuadrados y densamente arbolados previstos en ese programa.

“Y en cambio, le aplica lo señalado por la zonificación habitacional familiar, nueve metros de altura, 55 por ciento de área libre del programa parcial correspondiente”, y no 70 por ciento como le correspondería.

Más de 50 oficinas “clandestinas”

La Asociación de Residentes de la Colonia Florida señala por separado que la problemática no se limita a este predio, ya que se trata del décimo sexto proyecto que lleva a cabo Erta en esa colonia, en condiciones similares, salvo el valor histórico atribuido al de Margaritas 177.

Además han identificado más de 50 oficinas “clandestinas” que han denunciado, en tanto que evalúan a su colonia muy por debajo de la norma internacional de áreas verdes por habitante.

Y como ocurre en otras colonias, como recientemente se informó en este espacio sobre San José Insurgentes por las presuntas irregularidades en la aplicación de la normatividad urbana, en La Florida los vecinos también enfrentan problemas de tránsito, ambulantaje en exceso, invasión de estacionamientos e inseguridad, traducida ésta, según la asociación, en un asalto por semana a casa habitación, en promedio.