La Capital prohíbe mascotas en Paseo Santa Lucía

En una zona que se supone es pública, guardias privados e incluso policías impiden que la gente pasee con sus perros.
A los paseantes se les negó el acceso al Paseo Santa Lucía, a pesar de que no existe ningún señalamiento o algún punto de algún reglamento que lo prohíba.
A los paseantes se les negó el acceso al Paseo Santa Lucía, a pesar de que no existe ningún señalamiento o algún punto de algún reglamento que lo prohíba. (Daniela García)

Monterrey

Caminar a lo largo del Paseo Santa Lucía es una actividad recreacional o deportiva que muchos regiomontanos realizan todos los días, sin embargo si deciden hacerlo en compañía de sus mascotas muy probablemente se encuentren con que hay una zona en donde está “prohibido entrar con perros”.

Frente al edificio La Capital no hay letreros o alguna señal que marque que la persona se encuentra en una propiedad privada; al contrario, el piso, las paredes, los colores hasta la corriente del mismo río siguen siendo los mismos que unos metros antes. Pero de acuerdo con guardias privados de seguridad del lugar o mismos policías, sí lo es.

Es por eso que se les ha pedido a los visitantes que pasean a sus mascotas que se retiren del lugar, ya que están prohibidos los animales.

Eso le pasó a un grupo de 15 personas y unos 25 perros que acudieron este sábado por la mañana a caminar por el lugar. Todos  los animales contaban con correa y sus dueños con bolsas de basura para recoger los excrementos de los perros. No molestaron a ningún otro de los paseantes e incluso personal de Fuerza Civil de Monterrey se acercó al punto de reunión de los paseantes y jugó con un pequeño chihuahua de nombre Katia.

No hubo problema sino hasta que se acercaron a la zona del edificio de renta y venta de departamentos La Capital, cuando un policía los vio acercarse y envió un mensaje por su radiofrecuencia. Acto seguido, otro se acercó al grupo y les pidió que se retiraran del lugar, ya que no podían pasear a sus mascotas.

“Pero eso no viene en el reglamento”, mencionó uno de los paseantes.

“Son órdenes de arriba”, contestó el servidor público.

Y es que no era la primera ocasión en que alguno de los paseantes se vio abordado por algún elemento de seguridad solicitándole que se retirara del lugar junto a su mascota. Es más, ése fue el motivo por el que el grupo de personas se dio cita el domingo temprano frente al monumento Caballo de Botero en la explanada del Museo del Noreste. “Vinimos a probar nuestros límites públicos. No es posible que de un día para otro se decida que no podemos pasear con nuestros perros por aquí”, mencionaron los asistentes a MILENIO Monterrey.

Reclamaron que, a diferencia del Parque Fundidora, en donde sí se específica en el reglamento instalado en la entrada ubicada junto al mismo Paseo Santa Lucía, que no pueden entrar con mascotas, ni la administración del Paseo ni de La Capital han señalado la prohibición de las mascotas.

“No hay señalamiento, ni siquiera dice que se trate de propiedad privada. De hecho, es parte del mismo Paseo, que es público, y está hecho para todos los regiomontanos”, mencionó uno de los asistentes.

“No es posible que hagan esto, no es propiedad privada. Si lo fuera, que instalen una barda o un señalamiento. Si nos quitan este Paseo, a donde muchos venimos a pasear con nuestras mascotas, ¿a dónde vamos a ir entonces?”.