Justicia federal golpea planes de Guadalajara

Dos tribunales Colegiados confirmaron suspensiones judiciales que harán imposible los “planes maestros” urbanos del gobierno alfarista y el estatal en la capital del estado.

Guadalajara

Las ambiciosas metas en infraestructura y proyectos que tiene el gobierno municipal de Guadalajara, han recibido un rudo golpe por parte de dos tribunales colegiados del Poder Judicial de la Federación, que al ratificar suspensiones judiciales otorgadas por juzgados de distrito, mantendrán en la congeladora los planes parciales de desarrollo urbano y el de Centro de Población que aprobó el ayuntamiento local en 2015.

Es decir, todos los planes que se fundamentan en esos documentos actualizados en la administración de Ramiro Hernández García no pueden ejecutarse sencillamente porque la generación anterior de planes parciales sigue vigente, y en ella no están previstos proyectos como Iconia, Parque Recreativo Huentitán, Museo de la Barranca. El principio de legalidad dicta que para los actores públicos, “lo que no está permitido expresamente, está prohibido” (a diferencia de los actores privados, para los cuales “lo que no está prohibido está permitido”).

En conferencia de prensa, el presidente del Parlamento de Colonias, Alejandro Cárdenas Ochoa, destacó que los tribunales colegiados número 1 y 2 de esta ciudad han confirmado las suspensiones de los juicios de amparo 381/2015 y 678/2015, lo cual, aunado a la resolución del 227/2015 de la Cuarta Sala del Tribunal de lo Administrativo, “blindan” legalmente cualquier pretensión de proyectos no sólo en el caso del Plan Maestro de Huentitán, sino en todo el territorio del municipio.

Los casos. “El 26 de Septiembre del 2016, el Primer Tribunal Colegiado resolvió la Revisión Incidental 626/2015, quedando firme la suspensión definitiva otorgada desde el 11 de septiembre del 2015 en el amparo 381/2015, contra el Plan de Centro de Población. La resolución señala: Se concede […] la suspensión definitiva para los efectos y consecuencias de que las autoridades responsables se abstengan de autorizar u otorgar cambios de usos de suelo, dictámenes de trazos, usos y destinos, licencias de urbanización o reurbanización, licencias de edificación o construcción, licencias o dictámenes de habitabilidad y licencias de giros basadas en la normatividad urbana y el Plan de Desarrollo Urbano de Centro de Población de Guadalajara, que se combate; asimismo, para que el citado plan de desarrollo urbano no se autorice u otorguen las licencias y autorizaciones basados en estos. Asimismo, se concede la suspensión definitiva para que las responsables se abstengan de autorizar u otorgar cambios de usos de suelo, dictámenes de trazos, usos y destinos, licencias de urbanización o reurbanización, licencias de edificación o construcción, licencias o dictámenes de habitabilidad y licencias de giros…”.

La resolución, sigue, advierte que es aplicable “por lo que hace a las áreas verdes y naturales protegidas del Bosque los Colomos, la Barranca de Huentitán, el parque natural Huentitán, parque San Rafael, parque el Dean, el parque Agua Azul, el parque González Gallo, las áreas de protección al acuífero y manantiales, de protección a causes [SIC] y cuerpos de agua, de prevención ecológica, de conservación ecológica y áreas de transición que son materia del Plan de Desarrollo Urbano de Centro de Población de Guadalajara, en el entendido de que la autoridad responsable no se encuentra limitada en continuar otorgando permisos y autorizaciones correspondientes en relación a áreas verdes y naturales descritas en el párrafo anterior, pues con motivo de la medida cautelar concedida sus facultades no se limitan, esto es, podrá seguir otorgando cualquier tipo de autorización que estime necesaria, siempre y cuando actúe bajo la observancia de las normas que se encontraban vigentes con la emisión del Plan de Desarrollo Urbano de Centro de Población de Guadalajara y con la reglamentación que los mismos contaban, previo a la emisión del decreto reclamado”.

El segundo juicio. “El 29 de Septiembre del 2016, el Segundo Tribunal Colegiado resolvió la Revisión Incidental 743/2015 otorgando una suspensión más amplia y sin fianza en el Juicio de Amparo 678/2015 contra los Planes Parciales de la Zona 3 Huentitán”, es decir, corrigió al juez y otorgó más amplios alcances a la resolución original.

“… procede revocar la parte de la interlocutoria recurrida en que se negó a los quejos la suspensión definitiva solicitada en el punto 1), del capítulo de suspensión, para concederla para el efecto de que las autoridades responsables, en el ámbito de sus atribuciones, se abstengan de autoriza u otorgar cambios de usos de suelo, dictámenes de trazos usos y destinos, licencias de urbanización o reurbanización, licencias de edificación o construcción, licencias o dictámenes de habitabilidad y licencias de giros, basadas en el Plan Parcial de Desarrollo Urbano impugnado, en el entendido de que a fin de que no se paralice por completo la actividad administrativa de la materia, y no se dejen de otorgar licencias, permisos o autorizaciones; las autoridades al autorizar los que se soliciten, deberán continuar aplicando la normatividad urbana y los planes que estaban vigentes hasta antes de la aprobación de los planes aquí impugnados", señala el texto judicial.

Debido a esto, precisó el activista, quien estuvo acompañado de representantes vecinales de la zona de Huentitán, “el Ayuntamiento de Guadalajara, en términos del Desarrollo Urbano solo puede aplicar los planes y normas anteriores a las impugnadas, por lo que, el aplicar los planes o normas impugnadas u otras como el Reglamento de Compensación y Mitigación o el Reglamento de Gestión Urbana, estarían violando las suspensiones antes mencionadas”, advierte.

Los ciudadanos “nos sentimos defraudados y engañados por la actitud incongruente, prepotente y autoritaria del presidente municipal Enrique Alfaro, al no cumplir sus promesas de campaña, violar las suspensiones y contravenir las disposiciones del Código Urbano, al no iniciar los juicios de lesividad y fincar las responsabilidades a los funcionarios que autorizaron las más de 160 edificaciones que violan los planes y normas, y que ahora él quieren legalizar mediante una pago de 500 pesos por metro cuadrado; asimismo, por estar impulsando una revisión de planes con normas que violan los derechos humanos y solo favorecen la especulación inmobiliaria, la discrecionalidad, la corrupción y la impunidad en detrimento de la calidad de vida de los habitantes de Guadalajara”.

Los vecinos de Huentitán dieron cuenta de la campaña de hostigamiento que aseguran se realiza desde instancias municipales y estatales –el gobierno del estado es aliado de Guadalajara en el tema, y es el principal impulsor del Parque Recreativo Huentitán-, y advirtieron que no cejarán hasta hacer que se respeten los derechos de la sociedad y el destino original del patrimonio público y en especial, las áreas verdes.

MC