Una tradición peligrosa en Durango, el alacrán

Los arácnidos se utilizan para hacer llaveros e incluso alimentos. En lo que va del año, se tienen registrados 4 mil 193 casos de picadura en todo el Estado, solo en la capital van 3 mil personas.
La picadura de alacrán no hace efecto inmediatamente, puede tardar hasta 14 horas.
La picadura de alacrán no hace efecto inmediatamente, puede tardar hasta 14 horas. (Especial)

Durango, Durango

Se les puede encontrar debajo de las rocas, macetas, en los zapatos, en el techo. El alacrán es una tradición duranguense, y una amenaza.

En lo que va del año son más de 3 mil las personas picadas por el aguijón de este insecto en el municipio de Durango, en el Estado son 4 mil 193 casos, principalmente por la especie "centruroide suffusus".

Pero, al menos en la capital, se cuenta con una producción de estos arácnidos para hacer llaveros y souveniers, incluso alimentos, ya que ahora se preparan en tacos y sopes.

En el centro de atención antialacránico, que se encuentra en el centro de la ciudad de Durango, es atendida la mayor parte de personas y en muchos de los casos, llegan al lugar con los síntomas avanzados.

Según datos de Los Servicios de Salud de Durango, el año 2014 cerró con 9, 191 casos de picados de alacrán  y en lo que va del año se tiene un registro de cuatro mil 213.

María de Jesús Reyes Hernández, mejor conocida como Chuyita, una enfermera conocedora de la cura para los picados y de la psicología de los pacientes, aseguró que los casos son muy variados, desde la persona que es picada a las 6:00 horas y hasta que siente el veneno correr por su cuerpo 14 horas después, asiste a recibir atención médica.

Luego de años de atender pacientes, dice que aún con la experiencia de haber sido picados o conociendo que es letal el arácnido, a las personas no les interesa el ir en el momento a atenderse. "En muchos caso llegan graves".

Relata que las zonas que disparan la estadística de picaduras en la mancha urbana de la ciudad, son el primer cuadro, el centro histórico y colonias de la periferia, fundadas por "paracaidistas", como se les llama las personas que invaden terrenos y construyen sus viviendas, como en la colonia La Virgen y La Gobernadores.

En el centro de la ciudad de Durango, gran parte de las viviendas siguen siendo de adobe, por ser casas antiguas, con un clima propicio para el crecimiento de estos insectos y Chuyita refuerza el comentario, al mencionar que es el calor lo que les ayuda a proliferar.

Ejemplificó que hace tres años, el índice de picados por alacrán fue del doble al sobrepasar las 6 mil personas y la sequía que se dio en el territorio estatal, aumentó la población de estos bichos.

En las colonias populares, consideró que por estar las casas edificadas en cerros, es más susceptible a nidos de alacranes.