Sin quejas por forma de vestir de los maestros

Julián Montoya, subsecretario de Servicios Regionales de la Secretaría de Educación, dijo que la vestimenta pudiera ser distracción no por lo que se educa, sino por lo que se 'enseña' (sic).
Maestros destacados en el examen magisterial obtendrán un aumento de sueldo en mayo.
"Fue un comentario, una sugerencia, definitivamente la imagen del maestro debe mostrar un ejemplo para sus estudiantes", dijo la subsecretaria de Educación Básica. (Milenio Digital)

Saltillo, Coahuila

En la Subsecretaría de Educación Básica no existen quejas en contra de docentes por su forma de vestir, informó su titular María Dolores Torres Cepeda, luego de los comentarios realizados por el subsecretario de Servicios Regionales, Julián Montoya a las maestras durante el evento de entrega de plazas, respecto a la vestimenta que deben usar.

"Fue un comentario, una sugerencia, definitivamente la imagen del maestro debe mostrar un ejemplo para sus estudiantes, una vestimenta digna, de lo que conlleva la labor de un maestro y creo que se adecúa a la región y el clima, las circunstancias donde laboran también", opinó Torres Cepeda, respecto a los comentarios de Montoya.

"Se pinta el pelo, entonces como le va pedir al alumno que no lo haga, al rato va llegar con 'rayitos' (sic)".

Señaló que la mayoría de los maestros que conoce visten acorde a las circunstancias y al lugar donde habitan, dijo que la Secretaría de Educación (SEDU) no ha emitido oficialmente recomendaciones con respecto al tipo de vestimenta que deben tener las y los maestros.

La delegada de la SEDU considera que la vestimenta de las maestras pudiera ser un distractor dependiendo del nivel educativo, de las características físicas y psicológicas de los alumnos, mismas características que son diferentes en la infancia y en la juventud; y que en algunas ocasiones pueden influir en que "le atraiga o les llame la atención la forma de vestir, entonces para evitar distracciones, que el docente se presente con propiedad y que hagan su tarea como debe de ser".

Aclaró que en la delegación de la subsecretaría de Educación Básica no se han recibido quejas con respecto a la forma de vestir de las maestras, pese a que Julián Montoya así lo refirió en uno de sus comentarios.

Fue en el evento encabezado por Julián Montoya, el jueves por la mañana en el auditorio de la Universidad Pedagógica, que ante los futuros docentes, se dirigió a las docentes, por medio de anécdotas donde refirió que "deben desaparecer los tintes llamativos, no deben usar pantalones de mezclilla, ni atuendos que no van con los de una maestra, que será el ejemplo de sus alumnos".

"Pues pudiera ser, la vestimenta, distracción en el salón de clase en primarias y secundarias, no por lo que se educa, sino por lo que se 'enseña'(sic)".

"Se pinta el pelo, entonces como le va pedir al alumno que no lo haga, al rato va llegar con 'rayitos', el maestro tiene que ser fuera y dentro del aula, en su hogar tienen que ser maestra, que la respeten, por lo que es con su formación, porque a ella le costó un gran esfuerzo tener su título", dijo el funcionario.

La delegada de la SEDU considera que la vestimenta de las maestras pudiera ser un distractor dependiendo del nivel educativo, de las características físicas y psicológicas de los alumnos.

Agregó, "una maestra de sexto grado con el pantalón tipo mallón, con su celular y claro en el pizarrón, ya se imaginarán, y claro los padres de familia la corrieron. Ya sabrán, la atención no estaba en el pizarrón, la atención de los niños estaba en otro lado".

Concluyó sus comentarios o sugerencias, diciendo "se ponen el saquito para disimular un poco, imagínense, a la moda lo que le acomoda y a la maestra y al maestro muy poco le acomodan, porque es maestro y como tales se deben dar a respetar".