Juez apoyaba a Rojas y le bloqueaba la competencia

Javier Rubén Lozano Martínez fue suspendido del Juzgado Segundo de Distrito en NL, por sus nexos con Juan José Rojas Cardona dueño de los casinos Palmas y Sportzone.

Monterrey

El juez Javier Rubén Lozano Martínez que fue suspendido del Juzgado Segundo de Distrito en Nuevo León, por sus nexos con Juan José Rojas Cardona dueño de los casinos Palmas y Sportzone, presuntamente lo favorecía, pues a sus competidores no los blindaba legalmente.

Apenas el pasado 25 de abril, un día después de la clausura impuesta por Gobernación en 11 de sus casinos en todo el país, Rojas Cardona promovió un incidente de violación a la suspensión definitiva a través de su juez preferido.

Es el mismo juez que blindó legalmente a la empresa Entretenimiento de México, SA de CV, para que continuara explotando la licencia federal para 26 casas de apuestas, pese a que desde el 12 de octubre y 9 de noviembre de 2012, José Epigmenio Zermeño Radilla, subdirector de Autorización de Permisos de la Dirección Adjunta de Juegos y Sorteos, rechazó la operación de por lo menos tres casinos en Veracruz, San Miguel de Allende y Michoacán.

Por lo menos en siete ocasiones, Rojas Cardona recurrió a Lozano Martínez en juicios de amparo favorables, que ya fueron sobreseídos, suspendidos o aplazados.

Tres días antes del operativo donde el municipio de Monterrey lanzara una ofensiva contra los casinos mediante un operativo de clausura a 10 inmuebles por operar presuntamente en forma irregular, Rojas Cardona "se curó en salud" amparándose con apoyo de su juez.

Tras verse afectada la firma casinera con el cierre del Crystal Palace en Monterrey, buscó proteger con un amparo a sus casinos ubicados en San Nicolás de los Garza: el Palmas Anáhuac y el Bellavista.

El 1 de marzo de 2013, tres días después de que la alcaldesa Margarita Arellanes iniciara la clausura de 10 casinos en Monterrey, la empresa promovió un juicio de amparo identificado con el número 390/2013 en el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa de Nuevo León.

En esa fecha, el juez admitió la demanda de amparo, por lo que se le pidió a Entretenimiento de México un informe justificado y se le notificó de una audiencia constitucional programada para el 16 de abril.

Durante el operativo de clausura realizado el 27 de febrero de 2013 en Monterrey, el municipio incluyó el Crystal Palace, que administra Operadora Magno, SA de CV, con un supuesto permiso de EMEX.

Otros casineros que han puesto juicios de amparo desde el año pasado ante el mismo juzgado no han tenido el mismo éxito, ya que les negaron la suspensión provisional o definitiva.

Por ejemplo, el juez Lozano Martínez otorgó una suspensión provisional al casino Foliatti Mitras, pero después cambió de parecer al resolver una negativa en definitiva tras conocerse que presentaron un permiso de uso de suelo presuntamente falso para ampararse contra la clausura del municipio.

El 13 de marzo se notificó a Comercializadora de Entretenimiento de Chihuahua la resolución del 13 de marzo pasado al Foliatti negándole la suspensión definitiva.

El otro ejemplo fue el Miravalle Palace Casino, de la operadora Premium Master Classic Club, SA de CV, y Petolof, sin embargo, el mismo juez les negó en forma definitiva el amparo.

El juicio de Operadora de Sueños y Diversiones Win, SA de CV, que administra el Abu Dhabi, contra la Administración local de Recaudación de Guadalupe, correspondiente al SAT se sobreseyó y quedó sin efectos.

Uno más es Recreaciones de Habilidad y Destreza, SA de CV, la firma que operaba el casino La Fortuna, ubicada sobre Fidel Velázquez, y que emprendió un juicio de amparo contra el Congreso del Estado, aunque el juez rechazó admitir las pruebas.