No quieren jueces improvisados ni recomendados

Advierte el especialista que la falta de aptitud, la corrupción y la ignorancia en los juicios solo se traducirá en sentencias injustas y corrompidas.
De acuerdo con especialistas, hay deficiencias en estos protocolos.
De acuerdo con especialistas, hay deficiencias en estos protocolos. (Noel Vergara)

Tampico

Jueces que no improvisen y ejerzan por méritos propios y no por amiguismo, se espera del nuevo sistema de justicia penal, porque de lo contrario se tendrán sentencias deficientes o corrompidas, señaló el Maestro en Derecho, Álvaro Ramírez Segura.

El abogado con 30 años de experiencia en el litigio y especialista en Derecho de Amparo, Derecho Penal y Familiar, expresó que los jueces deben estar preparados no solo en el proceso, sino en la teoría del delito y deben ser versados en la palabra y que permitan tanto a los fiscales como a los defensores, ser ellos los protagonistas del juicio.

"Espero jueces que no limítenlos estilos de argumentación, que sean pacientes al escuchar a las partes; que no improvisen sus resoluciones, jueces de academia que al mismo tiempo sepan administrar una justicia viva; jueces que no investiguen en la audiencia; que arriben al tribunal por sus méritos juristas y no por amistad o compromisos, de lo contrario, será la ineptitud, la corrupción y la ignorancia, quien dicte sentencia", dijo.

Espera de los agentes del Ministerio Público, una argumentación contundente y una oratoria forense elevada, pues deben estar a la altura de la causa que representen y denotar preparación y conocimiento no solo de los hechos, sino también de la ciencia del derecho.

"A los fiscales se les ha enseñado por algunos capacitadores que basta con acreditar los hechos, actuar en la audiencia y entonces, como por arte de magia, el juez dictará sentencia culpable y eso no es cierto, hace falta conocer la teoría del delito, hablar con propiedad y coherencia. Espero no ver nunca más en la audiencia donde se decide la libertad de un ser humano, a un fiscal que apenas sabe hablar, que argumenta sin base, ni pruebas y aun así busque un culpable".

Álvaro Ramírez destacó que espera abogados con honestidad y respeto hacia sus defendidos, lo que implica, dijo, que en el juicio, no estallen en gritos sin argumentación, pues entonces la defensa, tampoco tendrá sentido.

"Espero un nivel académico alto, progresivo y científico, pues científica es la defensa que estudia el caso y plantea su teoría".

El especialista entrevistado agregó que la sociedad es destinataria de la reforma penal en su calidad de escrutadora y que la publicidad que caracteriza a los juicios orales, es más que un principio del proceso penal acusatorio, constituyéndose en una garantía de transparencia a favor no solo de las partes, sino de la sociedad, que puede mirar cada acto procesal y de las partes durante el juicio del cual se espera justicia.