Juan Manuel, 'El Cubano', ejemplo de dignidad y de respeto a la vida

Doña Gloria Hoelbe, se casó con él en La Habana, tres años después, arribaron a La Laguna. Su esposa dice que fue la persona más culta que jamás conocieron y probablemente vayan a conocer.
'El Cubano', fue un hombre sencillo, muy humilde. Nunca se las dio de algo. Fue callado y mesurado.
'El Cubano', fue un hombre sencillo, muy humilde. Nunca se las dio de algo. Fue callado y mesurado. (Miguel Ángel González)

Lerdo, Durango

Cuando era niño y estudiaba en su amada Cuba, Juan Manuel González González era regañado constantemente por las maestras. El motivo era que se quedaba absorto en la lectura y no ponía atención a las clases. 

"Dice que iba mi abuela por él a la escuela para recoger los libros que las maestras le quitaban", comenta su hija Gloria González Hoelbe, quien junto a su mamá Gloria Hoelbe Ruiz, comparten las memorias del hombre bueno que fue Juan Manuel. 

Cálidas, sencillas y aún con la pena que dejó el deceso de un padre y esposo ejemplar, ellas sin embargo no dudan en hablar, aún con dificultad y con gran cariño del ser humano incomparable que fue él.

Doña Gloria Hoelbe Ruiz se casó con el en La Habana. Tres años después, en 1981 a sus 26 años, llegaron de regreso a La Laguna. Juan Manuel y sus dos hermanos son hijos de cubana y mexicano lerdense. 

Siempre estuvo a la vanguardia en todo por que tenía un pensamiento lógico que enlazaba con cada cosa, con cada vivencia, y permitía contextualizar lo que fuera. Le decían que era una enciclopedia parlante. 

La familia se fue a Cuba y al regreso a México en 1981, comenta doña Gloria, batallaron mucho. Pero fueron levantando futuro poco a poco. Juan Manuel se quedó en La Laguna. 

"Era pagador habilitado del INEA, por lo que el me contaba, y recorría las comunidades como Simón Bolívar, Cuencamé, todo eso. Se reía por que le recomendaban que no se fuera a meter con las mujeres de no me acuerdo que pueblo, por que la gente era muy agresiva", pero fue un trabajo grato. 

Conocer estas nobles localidades es un lujo. Juan Manuel también laboró en la Biblioteca Pública Municipal de Ciudad Lerdo, fue docente en una preparatoria, en la Normal Superior de La Laguna y adoraba las matemáticas y la física. Le decían "El Cubano". 

Las dos Glorias de Manuel comentan que el fue la persona más culta que jamás conocieron y probablemente vayan a conocer.

Por ejemplo Gloria hija nunca tuvo que acceder a Internet para consultar alguna tarea de su licenciatura en derecho. Su padre era el que le podía decir las cosas que fueran. 

Hacia los años 90, Juan Manuel comenzó a laborar en Culturas Populares. Existe una pérdida de la visión cultural, que nos ha hecho creer que solo lo más elevado, lo más caro, lo exclusivo, cuenta. 

Pero la base de todo está en el pueblo. Personas como Juan Manuel González González lo saben y se percatan del valor enorme que tienen esos corazones, que se manifiestan en formas que después se refinan y se retoman de otra manera, relegando al origen a un costado. 

"Era muy sencillo, muy humilde. Nunca se las dio de algo. Fue callado, mesurado. Mi papá cuando empezó en Culturas me llevaba a todos los eventos, a todos los pueblos. A muchos, muchísimos y a todos íbamos. Mi padre siempre comprometido, y siempre creyó que tenemos que tener identidad". 

Acusaba al gobierno de plantear reformas para retirar esa identidad que está tan diluida, y que de esa forma la manipulación sea más sencilla. Solidario con las causas, también tenía una faceta de creyente. Era un hombre integral y universal. 

Juan Manuel reconoció el valor de los Cardencheros de Sapióriz, y el mismo llevó a cabo el proyecto que los llevó a ganar el premio Nacional de Ciencias y Artes en el año 2008 y creyendo siempre en esa música que evoca mágicos ayeres.

Otro proyecto importante que tuvo muchas trabas, fue relacionado con el Mercado Alianza, origen de La Laguna, en plena administración de Acción Nacional, que se realizó por esfuerzos particulares, pero que no prosperó.

"Todo el guión era de mi papá. Estaba muy orgulloso de ese proyecto, pero sí la administración panista, nunca permitió que lo proyectaran, nunca salió como debería de ser, y ese es mi objetivo personal, por que mi papá quería que se presentara en la Alianza, por que es para ellos, no para los snobs, los panistas", comenta Gloria hija. 

Como todo lo que hizo, a este trabajo le entregó el corazón. Siempre generoso, ayudó a quien se le puso enfrente, sin discriminar e incluso brindando siempre las segundas oportunidades. 

Gloria hija recuerda que seguía a su papá a todos lados. Iban a los ranchos y ella jugaba con los niños del pueblo mientras su padre laboraba, pero para Gloria lo que su padre hacía no era como un trabajo. 

"El siempre me llevaba, también a Culturas y yo me ponía a jugar en donde estuviera con él. Me gustaba verlo apasionado siempre, pero con el rollo de la identidad. El nunca aprovechó por que hubo mucha gente oportunista. Pero el no era así". 

La identidad que se nos ha negado de muchas formas en la región, se finca en parte en el Canto Cardenche, un canto de localidades rurales que es apreciado en todo el mundo por que es dulce, triste, y poderoso.