Hombre con vocación cristiana desde corta edad

Se trata de José Antonio Fernández Hurtado, quien fue nombrado nuevo Arzobispo de Durango por el Papa Francisco, el pasado 26 de septiembre. 
José Antonio Fernández Hurtado, nuevo Arzobispo de Durango.
José Antonio Fernández Hurtado, nuevo Arzobispo de Durango. (Silvia Ayala )

Torreón, Coahuila

Un hombre de vocación cristiana desde muy corta edad, ha tomado las riendas de la Arquidiócesis de Durango.

El Excelentísimo Mons. José Antonio Fernández Hurtado, nombrado nuevo Arzobispo de Durango por el Papa Francisco, el 26 de septiembre del año en curso, nació el 2 de diciembre de 1952 en Morelia Michoacán, hijo del matrimonio formado por Elpidio Fernández Pérez y María del Carmen Hurtado Alva.

José Antonio Fernández era Párroco de la Catedral de Tula cuando se le nombró Obispo de Tuxtepec el 11 de febrero de 2005.

El nuevo Pastor inició su formación Sacerdotal en el Seminario Menor de Tula en 1966, tuvo la oportunidad de estudiar 2 años en el Seminario de Moctezuma en Estados Unidos, para después continuar sus estudios eclesiásticos en el Seminario Interregional de Tula.

Desde su ordenación Sacerdotal el 14 de octubre de 1978, fue coordinador Diocesano de Pastoral Vocacional (1979-1986) y coordinador Diocesano de Pastoral Juvenil (1980-1983).

En 1990 es nombrado Rector del Seminario Menor de Tula y Canciller de la Diócesis, de la que también fue Vicario General.

Era Párroco de la Catedral de Tula cuando se le nombró Obispo de Tuxtepec el 11 de febrero de 2005 y recibió la Ordenación Episcopal el 11 de mayo del mismo año.

En la Conferencia del Episcopado Mexicano ha sido elegido para estar al frente de la Dimensión de Catequesis de la Comisión para la Pastoral Profética, función que desempeñará hasta el año 2015.