Arzobispo negó tener información sobre Tamazula

José Antonio Fernández recibió el Palio de manos del el Nuncio Apostólico en México, Cristophe Pierre y aseguró que no se sabe nada en especial, pero su apoyo está con todas las familias.
Arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado en su recepción del Palio.
Arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado en su recepción del Palio. (Silvia Ayala)

Durango, Durango

El Nuncio Apostólico en México, Cristophe Pierre, como representante del Papa Francisco, impuso el Palio al Arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado, lo que significa la unión con las provincias eclesiásticas y la autoridad sobre la Arquidiócesis local.

"Será un momento de comunión con la provincia eclesiástica, para que día a día los Obispos trabajen juntos y tengan pastorales en común de servicio a la gente".

José Antonio Fernández comentó que en México se tienen 18 provincias y Durango es una de ellas y está conformada por Torreón, Gómez Palacio, Prelatura de El Salto y Mazatlán.

"Algo importante que quiero comunicarles es que el Papa Francisco el 29 de Junio en San Pedro me entregó el Palio y ahora a dispuesto que el señor Nuncio lo entregue en el lugar donde uno es Arzobispo".

Detalló que el Palio es un signo de comunión, de unidad y para el Arzobispo no es un signo de poder sino de servicio, "es la oveja que se pone uno en los hombros para cargarla, a imagen de Jesús, que dio la vida por los demás".

Así, el Arzobispo agregó que con este acto la Iglesia católica se fortalece, en el camino de una iglesia "en salida" que no es otra cosa que dar testimonio y comprometerse con la sociedad con la luz del evangelio.

Por su parte el señor Nuncio Christophe Pierre, apuntó "es un momento importante porque a través de este gesto, la Iglesia en sus liturgias son simbólicos pero significativos".

Se les cuestionó sobre diversos temas y problemas que se viven en la actualidad, como los hechos de Tamazula y el desplazamiento de familias.

En primer lugar, el Arzobispo señaló "es una situación que nos conmueve, es un trabajo del gobierno y nosotros vemos que son importantes los derechos humanos, cada quien hace su trabajo, pero nosotros también damos esa palabra de ánimo, de aliento".

Agregó que como Iglesia, no se ha tenido un gesto concreto de los Obispos, pero en las parroquias se ha comentado para unirse en oración a favor de las familias afectadas, apuntando que es hasta ahí donde pueden actuar.

"Entonces la iglesia es comunión de personas que creen en Cristo y quieren vivir dentro de la realidad, de una sociedad con su fe".

Sobre la actuación de la autoridad, que es señalada por los afectados como nula, el jefe de la iglesia católica apuntó que en toda situación se debe ser objetivo y que la iglesia debe pedir que los adultos tomen su responsabilidad.

De igual forma cuestionado sobre que en su momento, el Arzobispo emérito Héctor González Martínez había "puesto en el ojo del huracán" a esa zona del Estado por la información que recibía de los feligreses y si esta misma información no le había llegado ya al actual jerarca, Fernández Hurtado respondió negativamente.

"Fíjate que no, trabajamos en comunión y regreso al tema del Palio, sobre todo es impulsar la colegialidad entre los Obispos y la comunión entre las Iglesias".

"Tamazula no pertenece a la prelatura, pero sí tenemos que reaccionar más rápido en conjunto, por eso veo como una bendición lo del Palio, porque esto nos va conectar a los obispos y poder reaccionar ante lo que pasa", concluyó.