Sector campesino pide revisión de su ámbito laboral

En Francisco I. Madero, los jornaleros exigen a las autoridades que las condiciones sanitarias y de trabajo sean supervisadas, pues existen decadencias que ponen en peligro a los campesinos.
Jornaleros de Francisco I. Madero exigen que las condiciones sanitarias y laborales sean supervisadas.
Jornaleros de Francisco I. Madero exigen que las condiciones sanitarias y laborales sean supervisadas. (Sergio Enrique Guajardo Adame)

Francisco I. Madero, Coahuila

El sector campesino del municipio de Francisco I. Madero, demanda una supervisión de las condiciones sanitarias y laborales de los jornaleros que trabajan en la recolección de la producción del tomate.

José Álvarez, dirigente de la Confederación Nacional Campesina en el municipio, dio a conocer que, "se tiene el conocimiento de unas empresas sobre todo que se dedican a la producción de tomate que son las que captan más mano de obra".

La supervisión, debe incluir el ámbito laboral como son las horas que de trabajo, además del sueldo que reciben.

"Laboran una gran cantidad de trabajadores que son del centro sur del país y que también sería bueno que se echaran por una vuelta las autoridades para conocer las condiciones laborales".

"Hemos visto a estas personas que tienen que caminar varios kilómetros de su centro de trabajo a sus casas. La Secretaría de Trabajo debe de supervisar estas plantaciones, para verificar en qué condiciones están los trabajadores".

La supervisión debe de ser constante, ya que a últimas fechas se han detectado anomalías en centros de trabajo agrícola en el sur de Coahuila.

En los municipios de la Comarca Lagunera, son muchos los predios que ocupan a personas de ambos sexos que provienen del sur del país, como son Veracruz, Tabasco, Campeche e inclusive Yucatán, los jornaleros laboran unos meses y después se regresan a sus lugares de origen.

Asimismo el dirigente de los campesinos recordó que está por levantarse la pizca del algodón y aunque el municipio de Francisco I. Madero no tiene muchas hectáreas sembradas, también ocupan a cientos de jornaleros del sur del país.