CRÓNICA | POR ARISTEO ABUNDIS

Jornadas paralelas en el día de muertos

La festividad del día del muertos alimenta la economía, los comerciantes listos para ofrecer gran variedad productos.

Desde las seis de la mañana los bailarines inician su danza.
Desde las seis de la mañana los bailarines inician su danza. (Milenio)

Pánuco

El sol aún no aparece iluminando la ciudad, hay ir y venir al filo de las 4:30 horas, la ciudad parece que hoy no durmió, muchos preparativos, unos de festejo otros de fiesta, otros de asueto y la verdad, la verdad es que el mayor preparativo es comercial, la parafernalia de día de muertos se presta para aprovechar la ocasión, para hacer negocio, la tradición se presta para hacer negocio, la tradición alimenta la economía sin embargo también la consume, la deforma, la degenera, la adecúa a la mercadotecnia desde muy pequeña hasta muy alta escala.

Y es que las 4:30 de la mañana dos personajes caminan rumbo hacia la actividad que desarrollarán durante dos días, por un lado vestido aterradoramente de la muerte José Luis va en busca de sus compañeros de cuadrilla para salir a bailar sones en la tradicional "Viejada", y reconoce que esta actividad le generará una aportación económica pues además de fortalecer la tradición piden cooperación por las calles al tiempo que van bailando con la intención de confundir a la muerte, embozados, enmascarados o simplemente transformados en personajes que de acuerdo a la misma tradición no deben ser identificados.

Son las 6 de la mañana y ya iniciaron su baile, recorrerán al menos 17 colonias, ese es su plan van preparados llevan desayuno, almuerzo y comida pero además también llevan aguardiente, ron, cerveza, " de todo lo que apendeje" dice el personaje que calcula que ganará unos 250 pesos diarios en esta jornada.

Paralelamente y prácticamente a los mismos horarios sale de su casa y empieza actividades doña Lucía, también sabe de la tradición, también quiere que prevalezca y que se expanda por la simple y llana razón que como cada año durante los últimos 20 se ha instalado en las cercanías del cementerio de San Esteban para ofrecer en venta todo tipo de flores y arreglos pero principalmente los más económicos, las flores de Zempazuchil que dice solo tienen el nombre glamoroso porque la gente las pide como rosas de muerto.

Ahora sí el sol está en su punto álgido a la mitad de la jornada y sin saberlo entre sí los personajes están muy cerca de cada uno por las cercanías del cementerio baila la muerte y sus compañeros de juerga, de parranda, de comparsa o de Viejada, muy cerca del improvisado puesto de flores de Lucía que no se inmuta ante el paso de la singular caravana de personajes, ella en lo suyo que es vender flores y señala que el año pasado vendieron en 10 pesos el ramo más barato y esta ocasión está en 20 porque los proveedores de flores de muerto sin ninguna explicación duplicaron los precios.

El día de muertos, la celebración pagana también se confunde y casi se funde con la celebración religiosa, es un estado de indescripción rosas, los amuletos, los fetiches, los bailes y hasta la música sacra con los sones se confunden hay tradición pero no hay orden el día empieza su final mañana habrá mayor movilidad mañana saldrán cientos de personajes como José Luis y decenas como Lucía a aprovechar la mezcla de culturas, la confusión de tradiciones, la mercadotecnia que por rústica puede ser fiesta pagana o por sofisticada puede ser manifestación cultural.

El 2 de noviembre empezará unos minutos después que los bailarines regresen para dormir unas horas y los vendedores de flores no descansen porque lo suyo es su negocio.