"Son demasiados extranjeros jugando en México"

Jesús “Chucho” Ramírez, ex técnico nacional, expresó esto al analizar que el mexicano tiene que ser ambicioso, pelearse el lugar y trabajar en su constante preparación.
Jesús "Chucho"  Ramírez, ex técnico nacional.
Jesús "Chucho" Ramírez, ex técnico nacional. (Francisco Rocha )

Matamoros, Coahuila

Jesús "Chucho" Ramírez habla del histórico triunfo de la selección Mexicana en el Campeonato Mundial sub 17 de Perú 2005 y dice sentirse estremecido aún por la emociones vividas en la justa mundialista, un suceso al que considera un parte aguas en la historia del fútbol mexicano. 

"Creo que a partir de este triunfo inició otra parte en la historia de nuestro fútbol, fue el resultado de un trabajo a largo plazo, de un equipo que estuvo involucrado desde el principio, Alejandro Murillo que me invitó a este proyecto de selecciones, Alberto de la Torre al frente de la selección, mi familia y un grupo de chavos que aceptaron pensar y trabajar diferente”, expresó.

"Yo le decía a los chavos que lo más importante es ganar los partidos acá adentro en nuestra mente y corazón".

Afirmó que ese no fue un campeonato del mundo de suerte, señaló que fue un campeonato del mundo que se preparó con mucho esfuerzo.

El ex técnico nacional dijo que ser campeón en aquel tiempo era algo para muchos impensado, "hoy ya lo puedes pensar, hoy dices que vas a ser campeón y todo mundo te dice que si, en ese momento había una limitación tremenda y hoy me da mucho gusto, no sólo por lo que generó en el ámbito deportivo sino en lo social, de ver que el mexicano es capaz de lograr cosas importantes".

Chucho Ramírez dijo que desde el inicio su proyecto estuvo enfocado no tanto a la formación de futbolistas, sino de personas a través del deporte, es lo mismo, dice,  que se hace todos los días en diferentes ámbitos de trabajo, ya sean retos, vencer limitaciones, trabajar y prepararse, "pero todo depende de lo que traemos en la mente, yo le decía a los chavos que lo más importante es ganar los partidos acá adentro en nuestra mente y corazón".

Cuestionado sobre el por qué los éxitos de los juveniles no han logrado darse con las selecciones mayores, afirmó que ha sido una secuencia de trabajo de diez años en selecciones nacionales, a su salida, vinieron otros logros, como otro campeonato y juegos olímpicos y  argumentó que en un futuro México tiene que aspirar a algo más importante en un mundial de mayores y que muchos de estos chavos que hicieron este proceso estarían ahí.

"Chucho" comentó que desea volver a enrolarse en un equipo y dirigir en México.

Sobre las oportunidades de los jóvenes mexicanos en el futbol profesional, comentó que son pocas pero también que existe la falta de preparación, puesto que son demasiados extranjeros jugando en México, afirmó que la culpa es del futbol mexicano,  por no tener mejores jugadores, aunque  en fuerzas básicas hay las condiciones para prepararse mejor, pero el mexicano tiene que ser más ambicioso y buscar más lugares.

"¿Cuántos jugadores mexicanos hay en primera división?, la ambición tiene que estar del lado del mexicano y pelear los lugares que hay y reducir el número de extranjeros, con todo respeto no tengo nada contra ellos, pero nuestra selección también se ve afectada, menos jugadores mexicano menos posibilidades para la selección nacional" aseveró.

Luego de tres años de trabajar para federación japonesa de fútbol, comentó que desea volver a enrolarse en un equipo y dirigir en México, sobre su paso con la selección mayor previo al mundial de Sudáfrica, se dijo contento con los resultados y no ve como una revancha el regresar, aunque no lo descarta en el futuro, por lo pronto,  afirmó que su hijo trabaja como auxiliar de Miguel Herrera.

Mientras termina de consolidar sus proyectos futbolísticos Chucho Ramírez dicta la conferencia "Crónica de un campeonato anunciado" una conferencia que dice no es de futbol, es de cambios y de transformaciones,  explicó que es ver a través de otros, que el mexicano es capaz de hacer lo que se proponga, siempre y cuando lo trabaje.

"Si no te decides a pensar y trabajar diferente, ¿cuándo va a ser?, he tenido  la oportunidad de vivir en otros países y no vi grandes diferencias con nosotros, las diferencias están en la actitud, en la constancia y el trabajo" finalizó.