Jesús y Fabián, "nos casamos"

Serán la primera pareja homoparental que contraiga matrimonio en Jalisco tras resolución de la corte.
Desde el 26 de enero pasado la pareja se comprometió a unir sus vidas "para siempre"
Desde el 26 de enero pasado la pareja se comprometió a unir sus vidas "para siempre" (Nacho Reyes)

Guadalajara

Alejados de las marchas por la diversidad sexual, las manifestaciones, los debates y las resoluciones de la corte, Jesús de 22 años y Fabián de 31, tomaron una decisión que seguramente cambiará sus vidas, pero más allá de eso, marcará un precedente en la vida social de Jalisco cuando el 20 de febrero se conviertan en la primera pareja del mismo sexo en contraer matrimonio.
El 26 de enero la comunidad lésbico gay en Jalisco se congregó frente al Congreso del Estado para celebrar la declaratoria de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que derivó en la posibilidad de que dos personas sin importar el sexo de cada una de ellas pudieran desposarse, información que Jesús y Fabián ignoraban por completo, “me enteré por medio de mi madrina, me mandó un mensaje con la foto de una nota y me dijo que me podía ahorrar el viaje a México porque ya me podía casar aquí, luego ya fueron amigos y así me fui enterando”, recordó Jesús.
Pero para llegar al día en que las personas cercanas a ellos pudieran hablar abiertamente sobre su preferencia sexual cada uno debió pasar por diferentes momentos, algunos de estos complicados sobre todo al momento de aceptar ante los más cercanos su homosexualidad, “Me costó trabajo pero fueron aceptando, cuando le dije a mi mamá, mamá soy gay yo esperaba otra reacción de ella pero me dijo que ya lo sabía y solo esperaba que yo se lo dijera, sentí un alivio”, narró Jesús, Fabián por su parte vivió esa revelación a su familia de manera distinta al haber fallecido su mamá, “fue un poco difícil porque el padre como hombre de casa es un poco más difícil aceptarlo, mi hermano igual, pero lo aceptan, mi hermana lo aceptó pero no está 100 por ciento convencida, pero pues no me importa, sí soy feliz es por lo que lo voy a ser”.
Tras trece meses de noviazgo la pareja decidió dar un paso en su relación y comenzaron a vivir juntos, en ese lapso han conocido algunas manías, filias y fobias de cada uno de ellos, algunas agradables, otras no tanto, “yo soy muy ordenado y el es más como que le vale madre”, reprime Fabián, luego, Jesús demuestra que la opinión de su pareja difiere sobre la propia “me gusta mucho la limpieza, algo que me encanta tener limpio es mi departamento, así que no me cuesta trabajo limpiar”.
El 27 de diciembre en la fiesta del cumpleaños número 22 de Jesús, Fabián preparó algo especial, “estaban todos los invitados, amigos familia y de un de repente se detuvo la música y empezaron a proyectar un video que grabé y explicaba el porqué supuestamente no estaba en la fiesta y cuando acaba el video ahí saqué el anillo enfrente de todos y le propuse matrimonio”, la respuesta inmediata de Jesús fue sí, ya que “siempre ha sido muy cariñoso conmigo, demasiada atención y una persona detallista enamora”, lo que prosiguió entonces fue planear la boda.
La idea original era viajar a la Ciudad de México “lo hablamos y todo y pensamos casarnos el 16 abril, irnos a México porque ahí está legalizado y cuando aprobaron la ley que podíamos casarnos aquí, decidimos adelantar todo”.
La pareja acudió el 8 de febrero a las instalaciones del DIF Guadalajara para recibir las pláticas a las que cualquier pareja con intensión de casarse debe asistir como requisito, y en las cuales les explican los detalles legales que conlleva contraer matrimonio así como las obligaciones que adquieren como pareja “al principio se nos quedaron viendo porque esperaban a ver salir a las chavas que iban con nosotros, pero al final nadie nos dijo nada, nos respetaron, al contrario, nos felicitaron y que padre que fuéramos los primeros”.
Jesús y Fabián se casarán bajo el régimen de bienes separados “a pesar de que a partir del momento en que estemos legalmente unidos todo va a ser de los dos, no me gustaría que si tengo un problema le quiten a él lo que pueda tener o viceversa”, su boda será el mismo día en que una organización civil ha convocado a “defender el matrimonio entre un hombre y una mujer”, un dato que la pareja desconocía, pero que no le impedirá llevar a cabo sus planes.
Aseguran respetar la forma de pensar de los demás “cada personas es diferente”, dice Jesús, y su manera de demostrar dicho respeto es guardar las muestras de afecto para los momentos en que están a solas, nunca en público, “porque hay niños y esas cosas”.
Ninguno de los dos piensa en la adopción, ambos practican el catolicismo y acuden a misa, no comulgan ni se confiesan pero no consideran vivir en pecado, “a nosotros con que estemos ahí creemos que estamos bien con Dios, mentalmente lo hacemos, me ha tocado confesarme y me empiezan a decir que eso está mal y me ponen a rezar 10 padres nuestros”, menciona Jesús, ambos se voltean a ver y sonríen, se dan un abrazo y termina la entrevista con una pregunta que los dos responden con un monosílabo y al mismo tiempo ¿Alguna vez han tenido dudas sobre su preferencia? “No”, responden, y continúan con sus preparativos para la unión que esperan que están seguros los hará felices.