Aún pobre la prevención contra el cáncer

Francisco Rosales, jefe de oncología en la Clínica 71 de Especialidades del IMSS, comenta que lo que se busca no es la eternidad, sino que lo que viva el paciente lo haga de la mejor manera posible. 
"Necesitamos hacer diagnósticos más oportunos y rápidos, que les den atención rápida y oportuna".
"Necesitamos hacer diagnósticos más oportunos y rápidos, que les den atención rápida y oportuna". (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

"La percepción de lo que uno tiene que hacer como médico ha cambiado un poco, antes uno decía esto me gusta esto es lo que voy a hacer, hoy uno es más práctico".

"Esto me gusta pero hay mucha competencia o poco trabajo, entonces escogen algo más atractivo en remuneración o trabajo, piensan en algo real. Antes era uno más idealista", dijo el doctor Francisco Rosales.

"No a todos los pacientes les va a ir bien, pero uno hace las cosas bien, debe haber una tranquilidad mental y hay otra tranquilidad social y económica".

Lo de ser especialista en oncología es difícil, no hay muchos en el país, hay mas cirujanos oncólogos que oncólogos médicos u oncólogos dedicados a la radioterapia.

El doctor Francisco Rosales, es oncólogo médico egresado de la UAdeC, es jefe de oncología en la Clínica 71 de Especialidades del IMSS y encargado de enseñanza de esa especialidad, con consulta privada en un hospital de la localidad.

"Fuera de las instituciones públicas trabajar no es muy atractivo, la oncología como ciencia es muy bonita, hay constantes cambios, innovaciones, proyectos y en la vida real uno debe de tener muy centrado que es lo que puede hacer, que quiere hacer con el paciente y centrar las expectativas porque si no se crea frustración".

Sobre la tensión que vive el estudiante y luego doctor en medicina por el ejercicio de la oncología, el galeno dijo:

"También afecta a los nefrólogos, son los que más se caen, el índice de frustración es muy alto, no por falta de recursos en países como Estados Unidos, donde es muy bueno".

"De igual forma a los que atienden a quemados, terapia intensiva, los nefrólogos que ven pacientes que se están dializando constantemente, los de urgencias... los niveles de ansiedad, de tensión son muy altos".

El médico añadió que "no a todos los pacientes les va a ir bien, pero uno hace las cosas bien debe haber una tranquilidad mental y hay otra tranquilidad social y económica".

"Eso lo sabemos desde la carrera luego el año de servicio social, más los cinco años de especialidad; sale uno y ve una realidad y a trabajar y aceptar lo que hay, se tarda un tiempo en ubicarse en la realidad: qué tanto sabe uno y qué tanto se pueda aplicar el conocimiento".

Como estudiante, dijo que "uno iba a la especialidad con toda la ilusión de aprender mucho, de conocer todo lo que se pudiera y sin todas las expectativas de regresar a su ciudad y aplicar todo lo que se conoce".

"Pero a mí me tocó regresar a mi ciudad, entonces vi que no había todo lo que uno requeriría, así que comienza uno a hacer lo que en ese momento se puede".

"Y aterrizando en la oncología, el problema principal de cáncer era el cuello uterino en las mujeres y el de próstata en hombres, en los siguientes 10 años, las estadísticas cambiaron al cáncer de mama en las mujeres" añadió el médico del IMSS.

Más adelante, señaló que el puro hecho de hacerse el Papanicolaou o endoscopia puede prevenir lesiones pre cancerosas y si se trata, se elimina la causa y no aparece el cáncer, que no esté al 100%.

Pero en la realidad, siguen llegando pacientes con enfermedades localmente avanzadas, el número total ha subido, pero lo que se invierte en cada paciente no es suficiente porque los que no se atendían, siguen sin atenderse, faltan programas sociales y prevenciones.

"Detectamos más cáncer de mama porque tenemos más posibilidades de diagnosticarlo".

"Necesitamos hacer diagnósticos más oportunos y rápidos, que les den atención rápida y oportuna, estamos detectando más temprano de cáncer de mama, pero seguimos viendo casos de etapas 2 y 3, en el 90% de los casos", señaló.

"Con los mastógrafos que tenemos y otras tecnologías, significa que la población en general no tiene acceso a este servicio y cuando tienen acceso, no hay un seguimiento, deberíamos tener más pacientes en fase 1 y no es así".

El doctor Rosales explicó que "ahora existe un mamótomo, que toma prueba sin tener que abrir la mama, se analiza la prueba, y se envía el caso más adelante".

"Pero las citas son muy retiradas y lo que se ganó en atención oportuna, se pierde en atención y pasa a diagnóstico y sigue el atraso, en cirugía, radiación, pasa a otras etapas y sigue siendo cara e inoportuna la atención".

"La pregunta es ¿quiero alargar la vida del paciente o darle calidad de vida?, si vive 2, 3 o 5 años que ese lapso sea lo más benévolo".

El médico añadió que "se ha ganado algo en cáncer de mamá, ya que las pacientes viven más años, han salido muchos productos nuevos, moléculas nuevas, más pequeñas, que contribuyen a la reactivación de las células, dirigida a bloquear enzimas para cáncer de pulmón, de hígado, tumores de riñón".

"Es una pastillita en un tratamiento que no es tan complejo, porque no se les cae el pelo, no vomitan, le estoy dando calidad de vida, son mejores medicamentos".

"Vacunas realmente que ayudan disminuir los riesgos de sangrado, de mortalidad, la medicina se ha vuelto muy cara, los avances pueden ir hacia la prevención que es lo que nos falta".

El directivo dio más casos "en casos de próstatas, se veía que en año y medio moría y ahora un tratamiento hormonal lo uso de forma adecuada el paciente puede vivir 4 o 5 años".

"Necesitamos hacer diagnósticos más oportunos y rápidos, que les den atención rápida y oportuna".

"Tenemos segundas y terceras líneas de terapias tomadas o inyectadas, se puede ver a pacientes con años de padecer cáncer y no se aprecia", dijo.

"Otra opción es dar un medicamento y luego quitarlo y más tarde se vuelve a ver, de esta forma no crea resistencia".

"Lo que estamos haciendo vale la pena y estar conscientes de que la prevención en muchos casos no es posible, si no fuma es prevención para el cáncer de pulmón, todas las demás no son causa efecto y la prevención es más compleja", afirmó.

Rosales agregó sobre el tema "hay una prevención primaria, cuando quito la causa y elimino la consecuencia, la secundaria es estar pendiente de la evolución del paciente".

"La forma de hacerlo es diferente, difusión de las consecuencias de una acción y otra difusión es darle un seguimiento enfocado en analizar problemas que parecen no tener relación con el cáncer".

Finalmente, Francisco Rosales aseguró: "lo que se busca no es la eternidad , sino que lo que viva el paciente lo haga de la mejor manera posible y tener una difusión más oportuna y eficaz de prevención, para que la medicina no sea tan cara y avanzar en la conjunción de servicios integrales a pacientes con cáncer en el IMSS".

"No hay una institución que reúna en un sitio la atención integral del paciente, nos falta difusión del conocimiento, de la prevención e inversiones en los tratamientos médicos".