Jalisco lidera lucha mundial contra destrucción de selva

En Barcelona, se acuerda darle presidencia de entidades que poseen 25% de bosque tropical del planeta; obligados a proyectos exitosos contra deforestación y degradación.

Guadalajara

De los 28 estados miembros del Grupo de Trabajo de los Gobernadores por Clima y Bosques (GCF por sus siglas en inglés) -constituido en el marco de las conferencias de partes (COP) de Naciones Unidas sobre cambio climático-, 23 son entidades o provincias de cinco países del planeta donde sobreviven precariamente cuatro millones 619 mil kilómetros cuadrados de selvas tropicales; pero no es cualquier dato: Se trata de la cuarta parte de la extensión de ese ecosistema sobre la Tierra, y de 30 por ciento del carbono fijado por esta clase de comunidades biológicas a nivel global.

Que las selvas tropicales son los principales sumideros de carbono –el gas opaco que genera el calentamiento global que está alterando el clima terrestre– no es ninguna novedad. Que las selvas estén retrocediendo más rápido que otros bosques, tampoco.

Pero los miembros de este grupo quieren ver la luz al final del túnel oscuro de desastres propiciados por el desarrollismo. Uno de esos 28 estados es Jalisco, al occidente de México, que fue designado ayer, en la reunión que se lleva a cabo en la ciudad de Barcelona, España, para presidir durante el año 2016 los esfuerzos de estas entidades gubernamentales para lograr proyectos exitosos que detengan la degradación y destrucción de esa riqueza, dijo a MILENIO JALISCO, por vía telefónica, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Magdalena Ruiz Mejía.

“La importancia del grupo es que guardan más de un quinto de los bosques tropicales del mundo, pero además, que son las regiones donde se está deteriorando más rápido el recurso, lo cual obliga a realizar proyectos de modo muy eficiente y que logren el éxito, es lo interesante del desafío”, comentó la funcionaria.

Los estados mexicanos, junto con Jalisco, son Campeche y Quintana Roo, en la península de Yucatán; Chiapas y Tabasco en las cuencas del sureste, y se integrará pronto el estado de Oaxaca, el más biodiverso, explicó Ruiz Mejía. Jalisco es sexto en diversidad biológica y quinto en importancia forestal. A nivel mundial, en la reunión catalana se ha anunciado la incorporación de una provincia más del Amazonas de Brasil, Rondonia, y una región de Costa de Marfil, con lo cual la nómina es de 28 a reserva de la próxima integración de Oaxaca, con lo cual la superficie de selvas se incrementará.

 “Hemos estado trabajando en el marco del programa Redd + [Reducción de Deforestación y Degradación más programas sociales y económicos de desarrollo], y este marco nos da la oportunidad de acceder a recursos en bonos y pagos por resultados, es decir, debemos no sólo demostrar que hacemos acciones, sino que hay efectos positivos”, explicó.

Por ello, hay diversas reuniones con expertos en el tema de desarrollo, un caso de especial es la atención al desarrollo agropecuario, “sabemos que éste debe armonizarse con los bosques y que viene a ser en nuestra experiencia el principal problema de la pérdida de zonas forestales; tendremos mañana [hoy] para hablar de mercados, de agroindustrias, de agroforestería, de servicios ambientales y de cadenas de valor”, agregó Ruiz Mejía.

El encuentro, que se prolongará hasta el 18 de junio, incluye una sesión de alto nivel con gobernadores, ministros, secretarios de Medio Ambiente y otros dignatarios de Brasil, Perú, México, Indonesia, Nigeria, España y Estados Unidos; actualizaciones sobre el progreso de los países y provincias miembro del GCF y los interesados durante una exposición interactiva; una mesa redonda, una actualización de la secretaría de GCF y el Fondo GCF; y “sesiones de trabajo facilitadas sobre temas de alta prioridad, como las redes subnacionales y el camino hacia la COP 21, las estrategias de financiamiento público y privado para el desarrollo bajo en emisiones y la reducción de la deforestación, y las vías para el Global South (Sur Global) para colaborar con la Unión Europea y los programas de financiación bajo en emisiones”, refiere el sitio web http://www.gcftaskforce.org/.

En el mundo se estima existen 18.4 millones de km2 de bosques tropicales (selvas), de los cuales, 4.62 millones de km2 corresponden a las entidades integradas en el grupo. Las existencias fijadas de carbono en las selvas del mundo alcanzan 229 billones de toneladas métricas, de las cuales, 68.3 billones se encuentran en el territorio de los integrantes del pacto. Además de las entidades tropicales, hay tres estados o provincias de regiones templadas: Illinois y California, en Estados Unidos, y Cataluña en España.

Fue durante la Reunión Anual del GCF 2014 en el estado de Acre, en Brasil, “cuando el estado de Jalisco ingresó de manera formal al Grupo de Trabajo de Gobernadores sobre Clima y Bosques, la importancia de su superficie forestal y el liderazgo del gobernador Sandoval y su equipo de trabajo fueron decisivos para promover el ingreso del estado dentro de la red del GCF”.

Jalisco “a través de la Federación, ha impulsado el desarrollo de la Estrategia Jalisco REDD+, instrumento que está alineado a la estrategia nacional. A su vez, ha desarrollado programas piloto que han sido implementados por las Juntas Intermunicipales”, señala el sitio web. Magdalena Ruiz aseguró ayer que no se dejará pasar la oportunidad que la presidencia del grupo representa.

Más datos

El Grupo de trabajo de Gobernadores sobre Clima y Bosques (GCF) es una alianza subnacional única, formada por 26 estados y provincias de Brasil, Indonesia, México, Nigeria, Perú, España y Estados Unidos

La misión de Jalisco tiene los siguientes objetivos: confirmar el cumplimiento de la declaración de Río Branco sobre la reducción de la deforestación al 80 por ciento en el año 2020

Solicitar nuevas donaciones a los organismos internacionales, para continuar con las agendas en pro de los bosques, y establecer relaciones con los estados y provincias de los bosques tropicales que podrían ser clave, para la realización de los compromisos de la Unión Europea sobre la reducción de la deforestación tropical.

Formar parte de la red de apoyo a los esfuerzos subnacionales para reducir las emisiones por el uso de la tierra y ubicar los mecanismos para que Jalisco tenga acceso a los apoyos financieros internacionales

Fuente: Semadet


(Click para ver más grande)