Jalisco avala el trasvase a León

Gobierno pide excedentes que “encontró” el IMTA en río Verde, una vez se descuenten aguas de la ciudad de El Bajío.
En la cuencia del río Verde, supuestamente, sobran 140 millones de metros cúbicos.
En la cuencia del río Verde, supuestamente, sobran 140 millones de metros cúbicos. (Milenio)

Guadalajara

La petición del gobierno de Aristóteles Sandoval Díaz, de recibir una concesión extra de 140 millones de metros cúbicos del río Verde que supuestamente sobran en esa cuenca, que el pasado 15 de junio hizo al titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez de la Parra, lleva dos conclusiones ineludibles: que Jalisco está aprobando tácitamente el trasvase de 119 millones de m3 a León, no obstante la oposición alteña, y que la contratación de la Oficina de Servicios para Proyectos (Unops)  ha dejado de ser relevante, y debería cancelarse.

Esto opinó ayer el titular del Observatorio Ciudadano del Agua de Jalisco, Juan Guillermo Márquez Gutiérrez, al exhibir el oficio CJ0017/2016, firmado por Sandoval Díaz, en el cual, el mandatario hace alusión al estudio que realizó, por contratación de la Comisión Estatal del Agua (CEA), el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA).

“El gobierno de Jalisco, como respuesta a diversas demandas de los sectores productivos y habitantes de Jalisco, contrató al IMTA para realizar la actualización del Estudio de disponibilidad en la cuenca del río Verde, que ampara el periodo 1945-2013, mismo que adjunto y pongo a su consideración como sustento de esta solicitud para ser validado y aplicado por la autoridad…”, señala el documento.

Los resultados “sustentan que la cuenca […] genera un escurrimiento medio anual al río Santiago de 644 millones de m3, equivalentes a […] 20.47 m3 por segundo”. Y con alusión al marco legal que rige en el tema, pide “asociar este resultado con la reserva vigente de aguas superficiales de esta cuenca para los estados de Guanajuato y Jalisco, de 504.6 millones de m3 equivalentes a 16 m3 por segundo; mi gobierno solicita se reserve para Jalisco, ya sea para la región de Los Altos y/o para la zona metropolitana de Guadalajara el diferencial entre ellos, es decir, 4.47 m3 por segundo, motivo de esta solicitud o 140.42 millones de m3 anuales”.

Añade: “mi gobierno, en un marco de respeto absoluto a las atribuciones y normativa de la Conagua, reconoce que la disponibilidad de agua debe prever los compromisos legalmente establecido hacia aguas abajo de la confluencia del río Verde con el río Santiago, por lo que para fortalecer  nuestra solicitud, haríamos el compromiso de retornar debidamente tratados 80 por ciento del volumen de agua de esta reserva solicitada, con lo que consideramos se evitará afectación a los compromisos establecidos que son propiamente para uso de generación de energía eléctrica” (sic).

La lectura es que en el conflicto por el agua de Los Altos de Jalisco, el gobierno del estado juega, contradictoriamente, a tres bandas: primero, convalida la existencia legal y vinculante de un observatorio al cual no hace caso; segundo, contrata a una agencia de Naciones Unidas, la Oficina de Servicios para Proyectos (Unops) como una “tercería” para mejorar su toma de decisiones, aunque vulnere el espacio del propio observatorio; tercero: pide dar por buenos los estudios del IMTA en la cuenca, lo que hace irrelevante la contratación del organismo internacional.

“De este modo, está atentando contra la soberanía hídrica de Jalisco, suscribiendo un estudio lleno de cuentas alegres que no corresponde con la realidad; la realidad es que es una cuenca con tan poca agua, que la red de presas que tenemos nunca se llena, más que de forma esporádica”, subrayó Márquez Gutiérrez. “El gobierno de Aristóteles Sandoval ya tomó una decisión, se quedó con las cuentas alegres del IMTA y va a avalar el megaproyecto de trasvase de agua a León, es lógico, por lo cual es innecesario el trabajo de la Unops y no le debe entregar el millón de dólares pendiente”, insistió.

 ¿Agua que sobra?

Al titular del Observatorio Ciudadano del Agua le preocupan las consecuencias de la petición de Sandoval: “los mismos técnicos de la Conagua han cambiado de opinión; hace doce años convalidaron el argumento de que hay escasez, han mantenido políticas de veda con el acuífero por muchas décadas, y lo que yo les puedo decir es lo que viven en el día a día los productores, somos una región pecuaria y la falta de agua a veces es apremiante”, subrayó.