Mientras Jalisco espera a la Unops, Guanajuato empuja

El estado vecino dice que no está en riesgo el acueducto; Abengoa traspasaría el negocio.
Continúa el debate por las afectaciones de la presa a los alteños
Continúa el debate por las afectaciones de la presa a los alteños (Agustín del Castillo)

Guadalajara

Mientras el gobierno de Jalisco ha decidido esperar a que la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops, por sus siglas en inglés) termine su trabajo en la región del río Verde, para definir su posición en torno al proyecto de trasvase hacia León, el de Guanajuato trabaja marchas forzadas para sostener el proyecto y advierte que no se cancelará bajo ninguna circunstancia.

Miguel Márquez Márquez, gobernador del estado de El Bajío, aseguró que independientemente de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2017. "El Zapotillo sigue vigente y va hacia adelante, más allá del recurso que tenga la federación está garantizado para los leoneses y [para] la gente de la Zona Metropolitana de Guadalajara y Los Altos de Jalisco", dijo a los medios locales el pasado 5 de octubre.

Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco, no ha dado recientes declaraciones públicas, pero se ha reunido en las últimas semanas con enviados de la Comisión Nacional del Agua y con representantes del Observatorio Ciudadano del Agua; a ambos les ha clarificado que su postura se marcará con el resultado del trabajo contratado a la Unops, lo cual posterga a más de un año la toma de decisiones.

El mandatario fue notificado de que en Guanajuato, fuentes oficiales manejan que su gobierno habría dado visto bueno al uso de la servidumbre de carreteras en la región alteña para pasar por allí el acueducto, ante la oposición de los dueños de predios de la región, que ven el proyecto como un despojo a su agua que podría dañar severamente la viabilidad de sus negocios, fundamentalmente pecuarios. Esta versión fue negada por el mandatario, según fuentes consultadas por MILENIO JALISCO, pero no se ha emitido un posicionamiento oficial. Lo cierto es que el concesionario del acueducto, la transnacional Abengoa, habría decidido traspasar los derechos debido a la crisis financiera que afronta.

De acuerdo a una publicación de ayer del diario AM de León, Abengoa México, SA de CV "ha decido traspasar la concesión para operar el acueducto El Zapotillo que traerá agua a León desde Jalisco durante los próximos 25 años. La operación podría llevarse a cabo la próxima semana en la Ciudad de México cuando se reúnan las distintas dependencias de los tres niveles de Gobierno y organismos que forman parte del proyecto", señala, citando "fuentes oficiales" de la empresa.

La multinacional actualmente está en pre concurso mercantil por falta de pago a sus acreedores. El diario confirma que buscarán empresas interesadas en adquirir los derechos de la concesión que les otorgó la Conagua en 2011. "El 30 de septiembre de 2016 Pedro Arnulfo González García, presidente del Consejo de Administración del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL), informó que había 20 empresas constructoras interesadas en adquirir el proyecto del acueducto". El objetivo aparente es que Abengoa termine la construcción de la obra y traspasar la operación a un socio, para los 25 años que esté vigente.

Esta empresa en problemas financieros fue a la que eligió para invertir alrededor de 600 mdp el Consejo del Ipejal en 2015, sin reparar en el conflicto de intereses políticos –pues se supone que el gobierno está de lado de los alteños que se oponen al trasvase-. La versión oficial ha sido que el negocio está garantizado; de la incongruencia política de darle dinero al que se lleva el agua de los alteños, no hay una respuesta.