Jacume, un ‘hoyo negro’ en la frontera

Este pequeño pueblo "es una puerta abierta que permite la entrada de migrantes que quieren alcanzar la tierra prometida y sobre todo de drogas", expuso el antropólogo Víctor Clark
Jacume, un pueblo que vive a costa de los migrantes

Tijuana

Tanto para el tráfico de personas como de drogas, la comunidad de Jacume en Tecate es un hoyo negro en la frontera, afirmó el director del Centro Binacional de Derechos Humanos, Víctor Clark Alfaro.

Así confirmó un trabajo especial de Milenio Radio, en el que se detalla que Jacume es un pueblito donde viven unas 300 familias que han hecho del tráfico de personas y droga un negocio.

"El pueblo de Jacume es una especie de agujero negro en la frontera, es una puerta abierta como debe haber varias a lo largo de los 3 mil kilómetros con Estados Unidos que permite la entrada abierta de, en este caso, migrantes que quieren alcanzar la tierra prometida y sobre todo de drogas", dijo.

"Su posición estratégica es vital; es un lugar donde, hasta lo que sabemos, ha estado abierto a la impunidad. Los entonces polleros y narcotraficantes pagaban protección a militares, policías municipales, estatales y federales...sé que lo hacían hasta hace poco, por eso digo que es una puerta abierta, una especie de agujero negro en la frontera", reiteró el antropólogo Victor Clark en entrevista por Milenio Radio.

Reconoció que el último dato estadístico que tiene es de hace unos 5 años, cuando apenas habían 204 habitantes en el pueblo fronterizo, que colinda con Jacumba, California, pero refiere que desde 1999 ya se vivían las condiciones de impunidad que hoy se reportan.

Por otra parte, declaró que la situación del narcotráfico ha prevalecido porque en muchos años las autoridades apenas han realizado un operativo en la zona, lo que para él representa una muestra de que el mundo policiaco y militar pueden tener relación con el narcotráfico y por eso dejan una puerta abierta.