Edificio de la JLCA sin agua y luz

Francisco Javier Ramos Jiménez, presidente de la Junta en Torreón, dijo que se cambiarán a las nuevas instalaciones en agosto, por lo que no resulta costeable realizar las adecuaciones.

Torreón, Coahuila

La Junta Local de Conciliación y Arbitraje en Torreón cuenta con goteras, no tienen ventilación desde la semana pasada y los baños públicos se encuentran fuera de funcionamiento, por lo que los usuarios manifestaron estas quejas.

Al respecto, Francisco Javier Ramos Jiménez, presidente de la JLCA, dijo que están por cambiarse a un nuevo edificio, lo que espera que se pueda concretar para el mes de agosto, por lo que no resulta costeable realizar las adecuaciones.

Señaló que no se puede usar el aire acondicionado debido a que se generó una sobrecarga y se afectó el transformador eléctrico. Aseguró que se ha notificado del problema a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Consideró que los más quejosos son los abogados, de quienes dijo que terminan sus audiencias y se la pasan en el inmueble, como si fuera un “parque de recreación”.

“Muchos están platicando nada más, no tienen nada qué hacer, pero este es un edificio público. Si tan incómodos están, pues que se vayan a sus oficinas”.

En el caso de los ciudadanos que acuden para buscar respaldo en temas laborales, comentó que no acuden con frecuencia.

Por su parte, el abogado Jesús Salas manifestó que son deplorables las condiciones del inmueble y calificó que irrespetuoso el comentario del titular de la junta.

“La cantidad de veces que tenemos que venir son múltiples y estamos haciendo nuestro trabajo, si dependiera de nosotros el resultado, no vendríamos ni una sola vez. No es una situación digna para ninguno de los que estamos aquí, para los empleados o la gente que acude a solicitar los servicios de la Junta”.

Agregó Ramos Jiménez debe tener más que nadie, la conciencia de que hay que ver por los demás.

“Ellos como institución tienen todas las facultades para demandar a CFE. Se trata de una cuestión de orden y servicio a la sociedad, estamos en la Junta de Conciliación no en un burdel o una cantina”.