Reconocen a J. Jesús Gómez Fregoso con Premio Ciudad de Guadalajara

En sesión solemne de Ayuntamiento se conmemoró el 472 aniversario fundacional. El padre 'Chuchín' llamó a recuperar "la ciudad de antes".
El padre y doctor Gómez Fregoso insistió a los gobernantes del Ayuntamiento, del estado y del país "que hagan lo imposible para recuperar la Guadalajara de antes, la Guadalajara que yo viví de niño".
El padre y doctor Gómez Fregoso insistió a los gobernantes del Ayuntamiento, del estado y del país "que hagan lo imposible para recuperar la Guadalajara de antes, la Guadalajara que yo viví de niño". (Chema Martínez)

Guadalajara

En sesión solemne, el gobierno municipal tapatío reconoció al presbítero J. Jesús Gómez Fregoso con el Premio Ciudad de Guadalajara y cerró dando honor a lo mejor  que tiene -su gente-  los festejos por el 472 aniversario de la fundación de la villa que hoy es una gran urbe.

 

El conocido padre 'Chuchín' recibió la presea de manos del alcalde Ramiro Hernández García, en medio de una andanada de aplausos que se prolongaron varios minutos y frente a una nutrida concurrencia que se dio cita en la Plaza Fundadores, justo en el emblemático sitio donde tuvo lugar el cuarto y definitivo asentamiento de la ciudad.

 

"Simplemente haría una petición a las bellas tapatías, a los tapatíos... que recuperemos a la Guadalajara de antes. Provinciana, humana, fraternal, segura, folclórica, la Guadalajara de barrios, donde los niños jugaban con seguridad, sin ninguna angustia de las mamás", solicitó el presbítero. De fondo, coincidente, se oía el repicar las campanas de la Catedral.

 

El padre y doctor Gómez Fregoso insistió a los gobernantes del Ayuntamiento, del estado y del país "que hagan lo imposible para recuperar la Guadalajara de antes, la Guadalajara que yo viví de niño".

 

Exaltó a Jalisco como un estado que siempre ha sido orgulloso, y los tapatíos, orgullosos de haber nacido en esta ciudad. Y como buen historiador compartió detalles, anécdotas que demuestran que es un orgullo bien ganado. Aquí comenzó el federalismo, dijo, y en época de Plutarco Elías Calles, Guadalajara se opuso al presidente de la república, por lo que hasta la llegada López Mateos "la presidencia trató de abajarlos". El orgullo jalisciense y el "ser tapatíos" fue aún más fortalecido.

 

Hoy Guadalajara es "una ciudad monstruo", calificó, pero esperanzado en que puede recuperar ese espíritu provinciano.

 

La Plaza Fundadores se vistió de fiesta para la ocasión. Pegada a la fuente que recrea la escena fundacional, iluminada de verde, blanco y rojo, se levantó el estrado que fungió de salón de cabildo. De frente se dispusieron decenas de hileras de sillas pare invitados especiales y público en general. Todos siguieron atentos las palabras del padre Chuchín, que recibió el Premio Ciudad de Guadalajara por su trayectoria en la conservación de tradiciones y de la identidad tapatía.

 

El presidente municipal respondió el mensaje, destacando la trayectoria del doctor e historiador quien presidiera durante siete años el Consejo de Ética de la Ciudad. El padre Chuchín nació en Zapotiltic Jalisco (1933) y desde hace más de 40 años ha sido académico de la Universidad de Guadalajara y del ITESO; escritor y articulista que ha desmenuzado a Guadalajara, sus costumbres, fiestas, tradiciones y su sentir tapatío.

 

El premio es una medalla acuñada en oro, con el escudo de la ciudad por el anverso y el nombre del homenajeado por el reverso junto a la inscripción de la fecha de entrega. Hubo muchos más aplausos.

 

En el acto estuvieron presentes todos los integrantes del cabildo, y como invitados especiales el secretario general de Gobierno, Arturo Zamora Jiménez y el presidente de la mesa directiva del Congreso de Jalisco, Héctor Pizano. Y muchos amigos, ex alumnos y  tapatíos .