Irregular, mitad del transporte en Altamira

Dependencia estatal debe regular la prestación del servicio de las unidades que circulan por la ciudad sin garantías para los usuarios: dirigente
Taxis invaden rutas o prestan servicio en otras, sin autorización.
Taxis invaden rutas o prestan servicio en otras, sin autorización. (Jose Luis Tapía)

Altamira

En el municipio de Altamira la mitad de las unidades de transporte público operan de manera ilegal, toda vez que invaden rutas o prestan servicio en otras que no están autorizadas, esto debido a que desde 1992 no se dan permisos para crecer el número de vehículos para prestar el servicio, pese a que la ciudad está creciendo; el problema deja a los usuarios desprotegidos dice líder de concesionarios.

Jorge Luna Loya, líder del Sindicato General de Rutas de Altamira, explicó que de las 1,200 unidades que existen en el municipio, el 50 por ciento circulan de manera ilegal, debido a que Transporte Público no los ha podido regular.Son 600 unidades que tienen concesión de taxi sin embargo están proporcionado servicio como carros de ruta, algunos en sitios establecidos y otros que se han creado en sectores de nueva creación.“Son 600 unidades las que están fuera de la ley, están dando un servicio irregular, y es porque Transporte no los ha podido regular, si invaden rutas es porque son taxis libres y pueden andar por donde quieran, pero hay leyes y no se están aplicando”.

En total son 15 las rutas nuevas que operan sin permiso, pues desde 1992 Transporte Público no autoriza el plan que presentan los trabajadores del volante para crear nuevas, pues la demanda de los ciudadanos en colonias como La Pedrera, que son 10 sectores, en los fraccionamientos Los Mangos, Arboledas, Jardines de Arboledas, Laguna Florida, Las Haciendas I y II, Los Prados y De Los Ríos es grande.“Son colonias de nueva creación, donde el servicio comenzó a prestarse primero porque los vecinos pagaban todos un taxi para poder salir, pues son sectores retirados donde no pasan las rutas ya establecidas”También hay rutas que han sido invadidas por los taxis, pero se hizo un consenso con los operadores establecidos, pues no se daban abasto para brindar el servicio que requiere la ciudadanía de los citados sectores de la urbe industrial.“Lo que debería hacer Transporte Público es legalizar lo que está pasando en Altamira porque hay un desorden, si la dirección autorizara y legalizara esas rutas nuevas entonces el ciudadano podría interponer quejas si son víctimas de algún abuso, pero así quedan a expensas de que les puedan cobrar una tarifa más elevada o prestar un mal servicio y no pueden denunciar a la ruta como tal”.

Sobre los taxis sin concesión, dijo que son pocos los que circulan así, apenas un 5 por ciento de los 1,200, pues se redujeron de manera considerable con los operativos de seguridad que han implementado en la ciudad para verificar la documentación de las unidades.