Ipejal, su "reserva técnica" se duplicó en ocho años

El organismo que administra las pensiones ha cuadruplicado el valor de sus inmuebles en ese periodo.

Guadalajara

La reserva técnica del Instituto de Pensiones de Jalisco (Ipejal) se duplicó entre 2007 y 2015; en el primer año citado, alcanzaba 14,293 millones 423 mil pesos, y ocho años después, con cuentas reportadas en septiembre de 2015, era de 30,034 millones 406 mil pesos, de acuerdo a los datos de la última acta de sesión ordinaria publicada en el sitio web del organismo.
Se trata del acta de sesión ordinaria 10/2015, correspondiente a septiembre de ese año, la cual es la última que se colocó en la página de transparencia; la reserva técnica es la suma de inversiones en mercados financieros, cartera de préstamos, bienes inmuebles y cuentas por cobrar. 
En el primer rubro, se tenían invertidos 7,836 millones de pesos al final de 2007; en 2010, el primer año de la reforma a la ley, para permitir ampliar el espectro de inversiones, se fue a 8,099 millones, y en septiembre de 2015 se reportaban 11,985 millones en el mercado bursátil más de la tercera parte de la “reserva técnica total”.
En cuanto a la cartera de préstamos, pasó de 4,634 millones de pesos en 2007 a 12,560 millones a finales de 2015, la cifra histórica más alta. Los bienes inmuebles valían en conjunto 1,216 millones de pesos en la primera fecha del análisis; su engrose y ampliación, además de aumento de valores por plusvalías los colocaron en 4,250 millones en la última anualidad.
Los bienes inmuebles, con corte al mes de abril de este año, se distribuyen del siguiente modo: municipio de Guadalajara, 23 predios en condominio, trece casas, un departamento, dos locales comerciales, tres estacionamientos, un almacén, seis terrenos, cinco edificios, dos unidades médicas, m y una funeraria; en Zapopan, cuatro condominios, trece casas, ocho locales comerciales, ocho predios, un centro deportivo, una unidad deportiva, un salón de fiestas; en Tlaquepaque, dos terrenos, una unidad médica; en Tonalá, siete terrenos; en Puerto Vallarta, cuatro predios, entre lo principal.
Destacan otras inversiones inmobiliarias en los municipios de Tlajomulco, Autlán, San Marcos, Lagos de Moreno, Casimiro Castillo, Acatlán de Juárez, Jalostotitlán, Tizapán, Tepatitlán de Morelos, Arandas, La Huerta, Ayutla, El Arenal, Chapala, Tapalpa, e incluso una reserva territorial en la ciudad de Querétaro.
El total reportado es de 170 terrenos e inmuebles en general. La política del Ipejal es que estos terrenos se manejan, cuando se trata de grandes extensiones rústicas en torno a ciudades, de reservas territoriales, y se suelen aportar para negocios inmobiliarios que patrocina el fondo en busca de aumentar sus ganancias.
Parte de este patrimonio ha sido obtenido como pago por los préstamos que suele aportar el Ipejal a distintas entidades públicas asociadas; en otros casos, son los pagos atrasados de las cuotas de los trabajadores. La idea es que los inmuebles sufren menos por los avatares económicos y por ello se consideran un modo de inversión sólida de las pensiones de los trabajadores, pues el reto es que se tenga recursos extra suficientes para amparar la tasa creciente de pensionados que debe ser atendida.