Invierten 7 mdp para evitar inundaciones, sin lograrlo

En abril de este año, se concluyó la pavimentación de la calle J. Cruz Ramírez, en Tepatitlán, pero con las primeras lluvias problema de las inundaciones no pudo ser remediado. 
Las primeras precipitaciones del temporal siguen causando lagunas y molestias a los vecinos de Tepatitlán
Las primeras precipitaciones del temporal siguen causando lagunas y molestias a los vecinos de Tepatitlán (Gustavo González)

Tepatitlán

Costaron más de 7 millones de pesos y se tardaron varios meses los trabajos para cambiar el pavimento de las calles J. Cruz Ramírez y parte de Samartín y el objetivo era evitar los problemas de encharcamientos que se generaban en la zona durante las lluvias, lo cual no se pudo lograr, pues las primeras precipitaciones del temporal siguen causando lagunas y molestias a los vecinos de esta zona de Tepatitlán.

Con las primeras lluvias de mayo, las cuales en los últimos días han caído de forma abundante, la recién pavimentada calle J. Cruz Ramírez se ha vuelto a inundar, sobre todo en su cruce con la avenida González Gallo. Con la pavimentación, se colocaron además algunos desagües, pero no han sido suficientes para desalojar el agua pluvial.

Las razones del pavimentado de esa zona, fueron entre otras, que cada año los encharcamientos echaban a perder el asfalto de la zona, quedando muy dañado al final del temporal y  la inversión de miles de pesos en parchar la banda de rodamiento.

Fue precisamente a finales de la temporada de lluvias de 2013 cuando la calle comenzó a ser intervenida y se le puso concreto hidráulico, en abril de este año, se concluyó la obra, pero con las primeras lluvias quedó de manifiesto que el problema de las inundaciones no pudo ser remediado.

Oscar Camarena Navarro, director de Obras Pública de Tepatitlán, al ser interrogado sobre este problema, admitió que la razón para haber cambiado el pavimento de esa calle fue por el acumulamiento de agua de lluvia y para eso se colocaron algunas bocas de tormenta y un tubo que desviaría el flujo hacia una calle cercana que se encuentra de bajada.

Respecto a la inundación de estos días, el funcionario municipal lo atribuyó a la acumulación de basura que obstruyó parcialmente los desagües pluviales y agregó que se limpió el sistema y si el problema persiste, se pondrá un tope de concreto en una de las calles, para que funcione como dique y desvíe el agua hacia una pendiente que hay metros más adelante.

Y si aún así las inundaciones siguieran, Obras Públicas ya planea romper una de las banquetas recién construidas y hacer una nueva boca de tormenta, sin mencionar de dónde saldrían los recursos para estos eventuales trabajos y si habría sanciones para quienes resulten responsables del mal diseño de la vialidad.