REPORTAJE | POR CRISTINA GÓMEZ

Inundable, sin patio ni comedor, el mejor plantel de ENLACE

El plantel es uno de los más antiguos de Tampico

La escuela Pedro José Méndez fue construida en 1935 y es la más pequeña en infraestructura.

El plantel es uno de los más antiguos de Tampico
El plantel es uno de los más antiguos de Tampico (Yazmín Sánchez)

Tampico

Es la escuela con menos infraestructura pero con mayor aprendizaje. Se inunda, no tiene patio ni canchas deportivas y ni siquiera un lugar donde los alumnos puedan comer su lonche a la hora del recreo, sin embargo es la mejor de Tampico en la prueba ENLACE.

La primaria Pedro José Méndez lleva cuatro años consecutivos en el primer lugar de la zona escolar 066, y dos en todo el municipio, pero es también la que más necesidades tiene.

Construida en 1935 en la colonia Tamaulipas, ha sido también semillero de talentos deportivos en Futbol, Basquetbol y Taekwondo, afirma con orgullo su directora, Gracia Matilde Basurto García.

Con 25 años de su vida entregados a este plantel, el cual dirige desde hace cinco, la profesora dice que el éxito obtenido es por la calidad de la enseñanza.

"Sólo tenemos 135 niños y cuando en la Supervisión Escolar me preguntan ¿por qué no tienes más alumnos?, les contesto, ¿quieres cantidad o calidad? con la pena, pero yo sólo inscribo cuando mucho a 28 niños en un salón, para que el profesor los atienda como debe ser", expone.

La directora menciona que cuando la escuela se prepara para la evaluación de ENLACE, trabajan hasta los domingos de tres o cuatro semanas antes.

"En Semana Santa solo descansamos una semana y en temporada normal de clases los maestros nos aventamos a veces jornadas de hasta catorce horas diarias, nos preparamos a conciencia, esto no es de gratis, es un sacrificio que uno hace", subraya.

Como estímulo a su esfuerzo, el año pasado los maestros recibieron de la Secretaría de Educación un cheque por 7 mil pesos y una computadora portátil para cada uno de ellos. La Pedro José Méndez es una escuela adherida al programa de tiempo completo, por lo que su horario es de ocho de la mañana a cuatro de la tarde.

'La necesidad de la escuela es tal, que los alumnos han tomado clases a la intemperie, pues en la pasada temporada de calor sufrieron la descompostura del clima en uno de los salones de clase.'


"Tenemos tiempo completo por el hecho de que tenemos mucha madre trabajadora y padres con empleos temporales, apoyamos la economía familiar educando y cuidando a sus niños y promoviendo además el reciclaje de uniformes para ahorrarles gastos". Incluso los maestros los ayudan comprando parte de sus uniformes en algunos casos.

"Tengo mucha madre soltera, a la que apoyamos cuando su hijo necesita regularizarse en alguna materia, ya no necesita pagar cursos extras, nosotros los sacamos adelante y de ese modo se beneficia, el niño, la mamá, el maestro y la escuela".

Los niños también reciben clases de Computación e Inglés, de esta última materia sólo tenían autorizadas medias horas, pero gracias a las gestiones de la dirección, ahora tienen cinco horas por semana. Y a pesar de que en esta institución educativa las necesidades son muchas, se respeta el no pago de cuotas. Sólo 35 de 135 alumnos, aportan voluntariamente 170 pesos anuales.

"No tenemos un lugar donde practiquen deporte, queremos comprar un solar aquí atrás, el gobierno prometió ayudarnos", añade. La profesora apunta que se aplica especial énfasis en detectar las aptitudes de los alumnos para que éstos las desarrollen, y crear así su propio potencial motivándolo.

A pesar de no tener suficientes recursos, se decidió invertir en cursos de motivación y desarrollo humano para el personal docente, que además recibe constantemente pláticas de valores.

"A los maestros me los llevo al IEST, estos cursos los pagamos con el dinero del programa Escuelas de Calidad, porque nos interesa explotar las habilidades del maestro y trabajar sus áreas de oportunidad, en este plantel es una constante tanto preparar al niño como al maestro y de esa manera se logran muchas cosas".

En la entrada a la escuela, a los profesores les llega el agua hasta la rodilla en lluvias "normales" y los padres tienen que meter a sus hijos cargados. En las pasadas precipitaciones pluviales provocadas por Ingrid, la escuela se inundó como nunca.

"Es que está construida por debajo de la calle y el agua se metió, pero ya nos dijeron que nos apoyarán subiendo el nivel para evitar más inundaciones".

Debido a lo antiguo de la tubería, también padecían fugas de agua. "Afortunadamente el gobierno del estado apoya el cambio de las líneas y drenaje, además ya el piso estaba todo cuarteado y hundido, por lo que también se va a remozar". Gracias también al apoyo del estado se construyeron nuevos sanitarios.

Además, la parte de la cubierta del edificio que sobresale del techo, también llamada alero, será reconstruida, para evitar que siga deteriorándose.

"Ahí batallamos porque no se hizo con varilla sino con rieles, pero el revoque se está cayendo y lo van a tumbar todo para renovarlo y construir la techumbre", indicó la profesora Gracia Matilde.

También se habrá de construir un comedor para evitar que los niños consuman sus alimentos bajo el sol. En el plantel se desarrolla un extraordinario trabajo en equipo para salir adelante. "No perdemos mucho tiempo, cuando tenemos un gasto como también puede ser el pago del teléfono, hacemos una sola actividad y ya, porque con trabajo en equipo todo se puede y a pesar de nuestras carencias todos los salones tienen clima, televisión y DVD, también tenemos computadoras, grabadoras y micrófonos".

La directora no es partidaria de las cooperativas escolares, porque su objetivo, dice, es el rendimiento académico y no se debe perder tiempo en otros distractores.

Gracias también a ese trabajo en equipo, han fructificado gestiones. "Abordamos al gobernador Egidio Torre Cantú cuando supimos que venía a un evento al Canal de la Cortadura y la respuesta fue favorable, eso nos alienta".

De esta forma, la administración estatal ha apoyado con el drenaje y los sanitarios y lo hará con la nivelación del piso, la banqueta, techumbre y revoque de aleros.

Sin embargo, no es suficiente, por lo que recurrirán a la federación para que apoye el remozamiento de la fachada y al municipal para conseguir el terreno baldío que podrían utilizar como patio, y del que actualmente salen ratas, víboras y tlacuaches.

"Hicimos unas banquitas para que los niños por lo menos se sentaran, pero no fue posible porque hay mucho mosco y ni lo que gastamos", lamenta la entrevistada. "Somos la escuela más pequeña de toda la zona, pero nada más en infraestructura", reitera Gracia Matilde, para quien la escuela es como su segunda casa.

La directora destaca que a pesar de no tener canchas deportivas, de ahí han salido niños que más adelante han pertenecido a la segunda división de la Jaiba Brava o que han sido campeones de Frontenis, Basquetbol, Futbol y Taekwondo.