Insuficientes, los inspectores de la Profepa

Hay más de 403 mil hectáreas de superficie arbolada en el estado.

Pachuca

El titular de la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente  en Hidalgo, Mario Alberto Viornery Mendoza, señaló que la Profepa no ha detectado la presunta presencia de grupos de la delincuencia organizada en Acaxochitlán dedicados a la tala clandestina.

“Sí tenemos conocimiento que han dicho muchas de las personas allá en esa región que hay esa condición, sin embargo, también son argumentos que se utilizan muchas veces para disminuir su condición y justificar en algún momento dado algunas actitudes de los que están sancionando precisamente ello”, sostuvo.

Indicó que este tema lo tiene que investigar directamente la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Hidalgo.

Viornery Mendoza comentó que los inspectores de la Profepa únicamente han detectado que existen talamontes que están armados en la zona boscosa de Acaxochitlán.

“Hemos observado que hay alguna gente que llega  a estar armada, pero que tengamos detectado una cuestión de esa naturaleza no lo podemos señalar”, dijo.

En entrevista, indicó que la Profepa cuenta sólo con ocho personas para realizar las inspecciones de tala clandestina, quienes no alcanzan a cubrir las más de 403 mil hectáreas de superficie arbolada de Hidalgo.

El delegado federal admitió que el personal es insuficiente y que no es factible cubrir toda la superficie arbolada del estado.

“El volumen de área forestal es bastante para la cantidad de inspectores que tenemos, hay insuficiencia de personal para dar atención a toda el área que quisiéramos. Lo ideal sería que los ocho estuvieran en Acaxochitlán, pero no se puede”, reconoció.

Mario Alberto Viornery señaló que la delegación de la Profepa en Hidalgo requiere de al menos 24 inspectores y con ellos apenas y se daría una atención mediana en el tema de la tala clandestina.

“El problema aún es muy grande, Profepa necesita crecer mucho más, el problema ambiental ha sido algo de mayor atención, quisiéramos ser más eficientes, abarcar más y cubrir la mayor superficie de observación del estado de Hidalgo de las zonas maderables”, aseveró.

Comentó que ha hecho ya la solicitud a las oficinas centrales de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente para ampliar sus inspectores y que tendrá la respuesta este 2014.

Asimismo, mencionó que para contrarrestar la tala clandestina, la Profepa realiza operativos forestales acompañados de los cuerpos de seguridad de las policías estatal y municipal.

Mencionó que en lo que va del año, se han realizado poco más de cinco operativos forestales en la región de Acaxochitlán, Agua Blanca, Almoloya, Mineral del Chico y Tenango de Doria.

La Profepa ha asegurado en estos operativos 32 vehículos que transportaban madera que no acreditaban su legal procedencia, inspeccionado 26 aserraderos, además 94 predios en los que se vio que había tala ilegal, y se han asegurado 212 metros cúbicos de madera en rollo.

Durante 2013, al menos cinco personas fueron detenidas en la región de Tulancingo y puestas a disposición de la delegación de la PGR en Hidalgo. La madera y los autos asegurados son donados a instituciones de beneficencia como los DIF municipales.

“Las multas que se aplican van desde 100 salarios mínimos hasta 20 mil salarios mínimos”, refirió el delegado federal y puntualizó que Acaxochitlán es el principal foco rojo en Hidalgo de tala clandestina, seguido por Agua Blanca, San Agustín Metzquititlán, Zacualtipán y Tulancingo.

En el estado se tienen registrados 435 centros de almacenamiento de materias forestales entre los que se encuentran aserraderos, madererías y carpinterías.