Insomnio, presente en 40% de personas con depresión

Este trastorno del sueño está asociado a episodios que generan gran aflicción, enfermedades psiquiátricas, neurológicas y del corazón.  
El insomnio crónico puede repercutir bastante sobre la salud, el rendimiento laboral y la calidad de vida de una persona
El insomnio crónico puede repercutir bastante sobre la salud, el rendimiento laboral y la calidad de vida de una persona (Especial)

Guadalajara

El insomnio, ésa incapacidad de conciliar el sueño cuando todo está puesto para dormir bien, tiene múltiples causas. Puede ser una molestia ocasional, motivada por un evento específico –un examen, una entrevista de trabajo, una situación estresante-, o bien un problema recurrente que llega a afectar la salud y mermar la calidad de vida de quien lo padece. En este último caso, puede ser manifestación de un cuadro de depresión.

La cifra de afectados por este binomio no es menor… Cuatro de cada diez pacientes con depresión presentan insomnio, de acuerdo con datos expuestos por especialistas en el Curso sobre Trastornos del Sueño en Psiquiatría y Neurología celebrado hace ocho días en el Antiguo Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde” (HCG), cuatro de cada diez pacientes con depresión presentan insomnio.

No se trata de un asunto local. Jarrett Richardson, investigador del Centro para Medicina del Sueño de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota –uno de los complejos médicos de mayor prestigio en Estados Unidos- apunta que los problemas del sueño, tales como el insomnio o dormir demasiado, pueden ser síntomas de depresión, presente en la población mundial.

Naturalmente, hay cuadros depresivos consecuencia de un evento traumático, como la pérdida de algún familiar, pero el insomnio “puede ser el reflejo de sentir angustia constante y generalmente se relaciona con eventos de depresión clínica”, seguidos por un período de aflicción.

Otra causa del insomnio asociado a la depresión es el abuso de fármacos ansiolíticos que, paradójicamente, se prescriben para poder dormir, lo que a largo plazo altera el ciclo natural del sueño. Algunos fármacos de venta bajo receta médica también pueden interferir con el sueño, entre ellos, los medicamentos para el corazón, la hipertensión y las alergias, los estimulantes como el Ritalin, y los corticosteroides; algunas combinaciones analgésicas, los descongestionantes y los productos para perder peso que contienen cafeína y otros estimulantes.

El insomnio es un trastorno que se ha identificado también en otras enfermedades mentales, como la demencia, problemas de conducta e irregularidades en el humor, indicó por su parte Maritza Sandoval, especialista en Medicina del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ponente en el citado curso.

Sandoval destacó que dichas afecciones tienen un mejor pronóstico de recuperación si se diagnostica y trata de manera adecuada el trastorno del sueño que las acompaña.

Se estima que 40 por ciento de la población mundial padece algún trastorno diagnosticado del sueño; refirió el jefe de la Clínica del Sueño del HCG, José Dorazco Valdez. La cifra podría ser de hasta 80 por ciento, debido a las condiciones de la vida actual, donde se han modificado los hábitos descanso y se duermen hasta dos horas menos. Las personas deben dormir un promedio de 7.5 horas, sin embargo, los adultos duermen 30 por ciento menos de lo que se dormía a principios del siglo XX y los menores de edad un 15 por ciento menos.

Dorazco describió que el uso de tabletas, teléfonos celulares y las nuevas pantallas de televisión afectan el cerebro y provocan trastornos en el sueño, pues dichos aparatos electrónicos emiten un tipo de luz que sobre estimula células en la retina, lo que a su vez  altera el ritmo circadiano del organismo, es decir, el ritmo biológico regulado por el tiempo y la luz natural. De ahí la raíz de alteraciones de conducta y muchas otras enfermedades mentales, neurológicas, inmunológicas y cardiacas relacionadas con los trastornos del sueño.

Las personas con insomnio crónico no suelen despertar frescas, refieren cansancio y somnolencia durante el día, problemas del humor, dolores de cabeza y ansiedad. El insomnio crónico puede repercutir bastante sobre la salud, el rendimiento laboral y la calidad de vida de una persona, resume Richardson, en un comunicado a propósito del tema en el marco de Día Mundial del Sueño.

La recomendación de los especialistas es que ante insomnio continuo, las personas acudan al médico para revisar su historial clínico, se le realice un examen físico minucioso y analizar las condiciones de vida y medicamentos que consume. Cuando el origen es una depresión, el tratamiento puede ser terapia o consejería para la salud mental o medicamentos o una combinación de los dos.

Claves

Vencer el insomnio

Dormir es un proceso biológico indispensable para la vida

No dormir el tiempo suficiente para obtener un sueño reparador o hacerlo sin calidad repercute en la salud física y/o mental

Las Clínicas del Sueño ofrecen evaluación integral para determinar la causa del insomnio y derivar a su adecuado tratamiento, atendiendo al origen

Los medicamentos para el sueño no deben consumirse durante largo tiempo, pueden ejercer un efecto negativo

Los requerimientos de sueño varían en cada persona

Los adultos requieren dormir de 7 a 9 horas diarias

Los niños deben dormir de 10 a 12 horas al día

Los adolescentes deben dormir de 8 a 10 horas diarias

HIGIENE DEL SUEÑO

Mantener un horario de sueño regular (irse a dormir a la misma hora y despertar igual todos los días)

Dormir en un espacio higiénico, silencioso, sin exceso de luz y fresco

Usar ropa apropiada para dormir

Evitar la televisión y el uso del celular u otros dispositivos previo a dormir

Evitar cenar en abundancia

Eliminar el consumo de alcohol, nicotina y cafeína

Fuente

Clínica del Sueño Hospital Civil de Guadalajara