Madre vive una odisea para inscribir a su hijo en primaria

Alejandra de 29 años gastó entre 300 y 350 pesos para realizar el trámite, cuando su esposo gana 50 pesos diarios. Además no manejar bien la camputadora y el sistema saturado poco ayudó.
En el primer día para inscripciones para preescolar, primaria y secundaria, la página de internet para realizar el trámite presentó fallas ya que no podía ser abierta.
En el primer día para inscripciones para preescolar, primaria y secundaria, la página de internet para realizar el trámite presentó fallas ya que no podía ser abierta. (Agencia Infonor)

Torreón, Coahuila

Para Alejandra Campa Pérez, inscribir vía internet a su hijo resultó toda una odisea, pues el sistema de la Secretaría de Educación (SEDU) de Coahuila estaba saturado y eso causó que tuviera que acudir todos los días durante más de una semana a la dependencia y con ello gastarse parte del sustento diario.

Lamentó que la matrícula vía internet haya resultado cara, pues con esa cantidad pudieron cubrir la contribución faltante.

La joven madre de 29 años de edad recuerda que al principio la desinformación para manejar una computadora fue su principal problema, sin embargo luego tuvo que enfrentarse a los errores marcados por la plataforma digital.

“Al momento de inscribir al niño, el folio estaba mal, pues en lugar de aparecer un cero salía una letra O. Le arreglaron eso y cuando me metía para poner los datos estaba bien, pero al momento de dar constancia aparecían la información de otro niño”, recordó.

Ante eso tuvo que acudir con su esposo a las instalaciones de la SEDU para solucionar el problema, pero no bastó con una ocasión y tuvo que insistir por más de una semana.

“Mi esposo y yo vivimos al día y no tenemos para andar pagando pasajes para ir. Me decían que no tenía que ir a cada rato, pero cuando marcaba no me contestaban y de todos modos gastaba en llamadas e ir a un café internet para saber si los datos aparecían bien”.

Campa Pérez gastó entre 300 y 350 pesos para poder inscribir a su hijo Jesús Bocanegra, próximo a cumplir seis años, en la Escuela Primaria “Octavio Paz”.

Lo invertido estuvo vinculado con taxis que pagó para acudir a la dependencia, usar teléfonos públicos y revisar datos en una computadora.

Su esposo, Antonio Bocanegra, tiene el oficio de albañil y gana diariamente un promedio de 50 pesos al realizar labores en una cantina del centro de Torreón.

Ambos son originarios de Durango, Durango, pero decidieron mudarse a Torreón con el objetivo de tener mejores oportunidades labores. Actualmente tienen dos hijos, el que está por ingresar a la primaria y otro de dos años que lleva por nombre Anwar.

Además viven al día con el reducido salario que tiene el hombre.

“Para nosotros fue horrible, supuestamente hicieron ese sistema para que no se batallara y creo que salió peor. Simplemente no todos sabemos del internet y tuve que decirle a una señora que me acompañara para hacer el registro”, reclamó.

Recuerda que al principio la desinformación para manejar una computadora fue su principal problema.

Resaltó que aunque el registro en línea terminó, todavía tiene otro problema para que su hijo pueda ingresar a la primaria porque debe pagar una cuota de 500 pesos en la escuela.

Y lamentó que la matrícula vía internet haya resultado cara, pues con esa cantidad pudieron cubrir la contribución faltante.