Debe analizarse iniciativa de vientre de alquiler

El Obispo de Torreón dijo que la propuesta se presta para comercializar con el hecho de engendrar un hijo, ya que si se lucha contra las adolescentes embarazadas, podrían usarlo como negocio.
El obispo de Torreón también cuestionó los embarazos en adolescentes.
El obispo de Torreón también cuestionó los embarazos en adolescentes. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Se tendría que haber realizado una consulta ciudadana antes de presentar una iniciativa de reforma al Código de Procedimientos Civiles de Coahuila, en el que destaca la concepción asistida o “vientre de alquiler”, además de la adopción por parte de familias foráneas, consideró el obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo.

Explicó que esta propuesta se presta para comercializar con el hecho de engendrar un hijo, ya que si ahora se lucha contra las adolescentes embarazadas, podrían ser ellas quienes ya no quieran trabajar y se dediquen a rentar el vientre. “Es un tema delicado al que se le tiene que dedicar tiempo”, agregó.

Aunque se está buscando disminuir la estadística de adolescentes embarazadas, podrían aumentar las estadísticas, ya que se tomaría como una fuente para obtener dinero.

El pasado 23 de noviembre, el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, propuso reformas al Código Familiar del Estado, con el objetivo de que las parejas tengan la opción de la concepción asistida o “vientre de alquiler”, en el caso de que estén imposibilitados para la procreación.

Este documento se encuentra en calidad de iniciativa y serán los integrantes del Congreso local quienes analizarán y en su caso, la aprobarán.

“Todo ese asunto merece un estudio especial, pues es la ética, la moral y los principios religiosos, no sólo de la iglesia católica, sino que existen otros grupos religiosos que también tendrán sus criterios respecto al tema y también se tiene que considerar la tradición”, dijo el obispo de Torreón.

Precisó que “todo lo que sea para promover la vida, bienvenido”, pero que también se deben respetar las formas y los métodos, ya que intervienen cuestiones éticas, morales y hasta psicológicas.

“Habrá implicaciones psicológicas que no se han establecido. El hijo tendrá una madre que aportó el ovulo, otra que le prestó su vientre y todas esas complicaciones hay que verlas. El tema se podría comercializar porque se está rentando el vientre y existen otras maneras para favorecer la vida, como la adopción”, comentó.

Explicó que esta propuesta se presta para comercializar con el hecho de engendrar un hijo.

De aprobarse la iniciativa, las parejas podrán acceder a la concepción asistida o “vientre de alquiler” en los casos en que por cuestiones biológicas, los cónyuges no tengan la capacidad física para lograr un embarazo de manera natural, además se ofrece en el documento la posibilidad de adopción a familias  foráneas.

Consideró que aunque se está buscando disminuir la estadística de adolescentes embarazadas, con esta iniciativa podrían aumentar las estadísticas, ya que se tomaría como una fuente para obtener recursos económicos.