Inicia la cuenta regresiva para el Mercado Corona

Es una de las obras más polémicas por todo lo acontecido tras el incendio del 4 mayo del 2014, que ha sido uno de los problemas que marcan la Administración de Ramiro Hernández.
El 15 de septiembre se prometió que sería entregado el inmueble, por día se avanzan mil metros cuadrados.
El 15 de septiembre se prometió que sería entregado el inmueble, por día se avanzan mil metros cuadrados. (Víctor Hugo Ornelas)

Guadalajara

Durante los próximos 80 días, los trabajadores de la obra del nuevo Mercado Corona se avocarán en concluir un proyecto que se ha visto envuelto en la polémica, las críticas y algunos problemas como hundimientos y filtraciones de agua, pero que a pesar de ello, aseguran será entregado en la fecha prevista.

El 15 de noviembre de 2014 iniciaron las obras del proyecto que sustituirá al devastado Mercado que fue consumido por un incendio registrado el 4 de mayo del mismo año; la fecha programada para la entrega es el 15 de septiembre próximo por lo que se han generado innumerables debates entre quienes aseguran que no estará listo y quienes defienden que sí.

Durante un recorrido realizado al interior de lo que será el nuevo inmueble, Gabriel Pérez, director de la obra, explicó a este diario los avances que han registrado al iniciar la tercera y última etapa de la construcción, y aseguró que lograrán entregar la obra en tiempo y forma.

“En unos días tendremos terminada la estructura del mercado, tendremos los tres niveles ya, entonces iniciaríamos con labores de albañilería”, mencionó.

En tanto el director de obra habla sobre dicho proceso, un grupo de personas esperan entrevistarse con el titular de recursos humanos de la obra con la esperanza de ser contratados. “Siempre una obra de tal magnitud va a generar empleo, ahorita tenemos si no me equivoco alrededor de 350 trabajadores en la obra”, señaló el ingeniero.

Mencionó que para la fase final de construcción del nuevo mercado se requerirá de hasta 600 empleados “se empatan la parte fuerte de infraestructura y de albañilería, entonces tendríamos herreros, carpinteros, aparte albañiles y todos los de piso e instalaciones”.

El problema de hundimientos y filtraciones de agua parecen haber tenido control. “Esa máquina (grúa para la instalación de loza) pesa 50 toneladas, más la carga, y esos camiones alrededor de 30, entonces como puedes ver, el tema de hundimientos ya está controlado, no podríamos tener ese peso si no fuera así”.

A pesar de las labores extras que tuvieron que llevar a cabo para solucionar los problemas de desplazamiento de tierra y filtraciones en el sitio donde se realiza la obra, Gabriel Pérez considera que van “a buen tiempo”, esto debido a que los citados inconvenientes nunca generaron un paro de obra, “pienso que la albañilería no nos debe llevar más allá de julio, la fachada ya se mandó a hacer, y tiene fecha de entrega de entre el 15 y 30 de agosto”.

Con experiencia de llevar a cabo diversos proyectos de centros comerciales en otras ciudades como Puebla y León, y que comparten cierta semejanza a lo que se lleva a cabo en el Mercado Corona, Gabriel Pérez se dice confiado de que lo complicado ya pasó y ahora sigue concluir la obra.

“El agua ya la tenemos controlada en el sótano, estamos ya colando loza de supresión en la parte de la calle Zaragoza y tenemos dos puntos de monitoreo para revisar las variaciones en el nivel del manto freático”, mencionó.

Sobre las filtraciones de agua: “Lo que pasó es que el nivel del manto freático está a 9 metros, nosotros excavamos 15, entonces el agua ejercía presión desde la parte de abajo y lo resolvimos con esa loza de supresión, el agua pasará por debajo y correrá hacia el río San Juan de Dios, claro que hay que tener especial cuidado en este temporal con posible reblandecimiento de material”, agregó.

De acuerdo al director de obra, los avances en el Mercado Corona son de mil metros cuadrados por día, es decir, los trabajadores construirán 80 mil metros cuadrados antes de entregar el proyecto; para esto, hay un elemento que deben eludir por encima de los temas políticos, las manifestaciones, cuestiones administrativas y contingencias, y eso es el tiempo, y será el tiempo el que dirá si realmente ese mercado, al que innumerables familias de todo el estado han asistido, pueda estar listo para recibir a la población.